Pulpitis reversible

De misapuntes
Revisión del 22:28 14 may 2015 de O2015-jsanchezsanchez (Discusión | contribuciones)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Definición
La pulpitis reversible es la inflamación pulpar producida frente a diversos agentes irritantes externos. Esta consiste en un cuadro de hipersensibilidad de la pulpa donde una vez eliminado el factor causal, esta volverá a una situación normal.
Patogenia
Las bacterias son el principal agente causante de pulpitis ya que su presencia induce la liberación de mediadores químicos de inflamación

Entre otros agentes que pueden producir pulpitis reversible nos encontramos:

  • Caries poco profundas
  • Procesos destructivos dentinarios no cariogénicos
  • Defectos de adhesión de los materiales de restauración
  • Exposición de los túbulos dentinarios
  • Tallados protésicos

Podemos encontrar dos formas clínicas de pulpitis:

  • Sintomáticas
  • Asintomáticas

Cabe añadir que la mayoría de las pulpitis son asintomáticas porque los síntomas se producen cuando tiene lugar un estímulo externo (ya sea aplicación de frío o calor, entre otros); así pues, al ceder el estímulo ceden los síntomas.

Signos y síntomas
Los síntomas más destacados de pulpitis reversible son:
  • Rubor: por la vasodilatación
  • Tumefacción: por el edema
  • Dolor: por el aumento de la presión en las terminaciones nerviosas
  • Calor: por una mayor irrigación
  • Pérdida de la función: por destrucción tisular
Diagnóstico
El diagnóstico se realiza mediante la exploración del paciente y la evaluación de su historia clínica, ya que puede presentar factores predisponentes a sufrir pulpitis reversible.

Para obtener un diagnóstico fiable podemos realizar pruebas radiográficas y pruebas de vitalidad, las cuales son muy eficientes en este tipo de pulpitis. El frio y el calor provocan una respuesta más rápida e intensa que en un diente normal.

El frío provoca la aparición del dolor porque se contrae el fluido dentinario.

El calor provoca una vasodilatación que hace aumentar la presión en el interior de la pulpa, aparece el dolor de forma rápida (en un diente normal lo hace de manera más tardía).

Tratamiento
El tratamiento más eficiente suele ser la resección de las caries, posterior desinfección cavitaria con clorhexidina al 5% y por último la restauración definitiva.

Es preferible usar adhesivos dentinarios como material protector del complejo pulpodentinario.

El pronóstico es favorable para la pulpa. La evolución desfavorable del estadio inflamatorio inicial o superficial deriva en una pulpitis irreversible o una necrosis pulpar.

Referencias

  1. Pulpitis reversible en Pulpitis.Info
  2. Pulpitis reversible en Prodental.es