Patologia del apendice

De misapuntes
Revisión del 20:11 20 ene 2011 de M2010-b.nieto (Discusión | contribuciones) (Página nueva: == MUCOCELE APENDICULAR == El término mucocele describe el aspecto macroscópico de un apéndice dilatado lleno de mucina. Su naturaleza anatomopalógica varía según una gama de ...)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

MUCOCELE APENDICULAR

El término mucocele describe el aspecto macroscópico de un apéndice dilatado lleno de mucina. Su naturaleza anatomopalógica varía según una gama de procesos, desde un apéndice obstruido inocuo que contiene mucina espesada, hasta un adenoma secretor de mucina (cistoadenoma mucinoso) o un adenocarcinoma (cistoadenocarcinoma mucinoso). En este último caso es posible la invasión a través de la pared apendicular, con siembra intraperitoneal y diseminación del tumor. Morfología: todas las lesiones mucinosas estás asociadas a una dilatación apendicular secundaria a la secreción de mucina. El mucocele simple se caracteriza por agrandamiento globular del apéndice por moco espesado, generalmente a consecuencia de la obstrucción por un fecalito o por otra causa, como una estenosis inflamatoria. La distensión produce en ocasiones atrofia suficiente de las células mucosas secretoras de mucina, y la secreción cesa. Esta anomalía suele ser asintomática, en pocas ocasiones el mucocele se rompe, vertiendo moco, por lo demás inocuo, en la cavidad peritoneal.


• El cistoadenoma mucinoso benigno es la neoplasia mucinosa más común, que sustituye a la mucosa apendicular y resulta histológicamente idéntico a los tumores análogos del ovario. La dilatación luminal se asocia a perforación apendicular en el 20% de los casos, para producir colecciones localizadas de moco adheridas a la serosa del apéndice o libres dentro de la cavidad peritoneal.

El moco desde el punto de vista histológico no revela células malignas.


• Los cistoadenocarcinomas mucinosos malignos son cinco veces menos comunes que los anteriores. Macroscópicamente, producen dilatación quística llena de mucina del apéndice, indistinguible de la observada en los cistoadenomas benignos. Sin embargo, con frecuencia existe penetración de la pared apendicular por células invasivas y diseminación más allá del apéndice en forma de implantes peritoneales localizados o generalizados.

En su estado totalmente desarrollado, la proliferación celular continuada y la secreción de mucina llenan el abdomen de mucina firme, semisólida, para originar el seudomixoma peritoneal. Se pueden encontrar células adenocarcinomatosas anaplásicas, lo que diferencia este proceso del vertido de mucina.

Los casos en los que el seudomixoma se acompaña de adenocarcinomas mucinosos apendiculares y ováricos se suelen atribuir a diseminación de una lesión apendicular primaria.


Los mucoceles suelen identificarse como un hallazgo accidental. Los cistoadenomas y adenocarcinomas mucinosos se pueden presentar de con dolor, atribuible a distensión visceral. En las lesiones confinadas al espécimen resecado (apéndice o escisión más radical), el pronóstico es excelente. El seudomixoma peritoneal se puede mantener controlado durante años mediante procedimientos repetidos de reducción de volumen, pero en la mayoría de los casos acaba por tener un curso fatal.