Diferencia entre revisiones de «Histologia del Timo»

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar
m (Imágenes)
(Morfología general y macroscópica)
Línea 22: Línea 22:
 
* Los linfocitos del timo (o timocitos) son morfológicamente idénticos a los linfocitos pequeños del resto del organismo.
 
* Los linfocitos del timo (o timocitos) son morfológicamente idénticos a los linfocitos pequeños del resto del organismo.
  
Macróscopicamente se observa dos lóbulos envueltos en una cápsula de tejido conjuntivo denso. Desde ahí nacen unas trabéculas fibrosas que dividen estos lóbulos en otros más pequeños. En el parénquima se diferencia una zona de corteza rodeando a la médula. Las áreas medulares de los dos lóbulos están en contacto. Todos los lobulillos estan unidos, aunque se observen separados al corte histológico.
+
Macroscópicamente se observa dos lóbulos envueltos en una cápsula de tejido conjuntivo denso. Desde ahí nacen unas trabéculas fibrosas que dividen estos lóbulos en otros más pequeños. En el parénquima se diferencia una zona de corteza rodeando a la médula. Las áreas medulares de los dos lóbulos están en contacto. Todos los lobulillos estan unidos, aunque se observen separados al corte histológico.
  
 
= Vascularicación y barrera hematotípica =
 
= Vascularicación y barrera hematotípica =

Revisión del 14:54 23 abr 2015

HISTOLOGÍA DEL TIMO

Desarrollado por J.D. Sánchez Vega, Diciembre de 2008


Introducción y definiciones

El timo es un órgano linfático que tiene una estructura lobulada y que se localiza en la parte superior del tórax, justo por debajo del esternón. Se desarrolla como resultado del crecimiento de una población de células epiteliales hacia el mesénquima desde las terceras (y en ocasiones también cuartas) bolsas oro-faríngueas.

Durante el último periodo de la vida fetal y la infancia hasta la pubertad, es cuando el timo se halla más desarrollado. Después de la pubertad comienza a experimentar una involución progresiva que continua con los años. Está involución, debida a la edad, comienza por la despoblación de los linfocitos de la cortical y la sustitución de las células epiteliales por células adiposas procedentes del tejido conjuntivo de las trabéculas interlobulares. La medular experimenta también las mismas modificaciones un poco más tarde. Los elementos que persisten durante más largo tiempo son los corpúsculos de Hassall, los cuales pueden observarse incluso en los viejos, rodeados por algunos linfocitos y células epiteliales. Esta involución progresiva normal sufre una aceleración importante en el curso de ciertas enfermedades.

Lóbulos y lobulillos

El timo está formado por dos lóbulos. Cada lóbulo está delimitado por una cápsula fibrosa externa de la que salen tabiques (trabéculas) hacia el interior y los dividen en lobulillos. Estos lóbulos a su vez se dividen en dos zonas: la cortical (o córtex) y la medular (o médula).

Morfología general y macroscópica

De la estructura del timo se pueden distinguir tres tipos de elementos: un armazón conjuntivo, células epiteliales y linfocitos.

  • El armazón conjuntivo es una delgada cápsula de tejido conjuntivo que envuelve los lóbulos del órgano. De la cápsula se desprenden delicadas trabéculas conjuntivas interlobulares que tienen un espesor de uno a dos milímetros de diámetro. Estas trabéculas conjuntivas contienen vasos sanguíneos y linfáticos eferentes.
  • Las células epiteliales se disponen concéntricamente para formar los denominados corpúsculos de Hassal.
  • Los linfocitos del timo (o timocitos) son morfológicamente idénticos a los linfocitos pequeños del resto del organismo.

Macroscópicamente se observa dos lóbulos envueltos en una cápsula de tejido conjuntivo denso. Desde ahí nacen unas trabéculas fibrosas que dividen estos lóbulos en otros más pequeños. En el parénquima se diferencia una zona de corteza rodeando a la médula. Las áreas medulares de los dos lóbulos están en contacto. Todos los lobulillos estan unidos, aunque se observen separados al corte histológico.

Vascularicación y barrera hematotípica

Varios vasos sanguíneos de tipo arterial y capilar se distribuyen primariamente por la corteza y luego por la médula. Los capilares son del tipo perforado (poroso), con lámina basal continua. Los espacios pericapilares contienen algunas fibras de colágeno y algunos macrófagos, y están separados de los linfocitos túnicos, tal y como se describió ya más arriba, por una banda continua de prolongaciones citoplásmicas de las células epiteliales reticulares. Las venas nacen al nivel de la médula. Los vasos linfáticos eferentes se hallan en las trabéculas conjuntivas interlobulares. Las fibras nerviosas vasomotoras que asientan en las trabéculas conjuntivas proceden del neumogástrico y del simpático.

Histofisiología

Durante la vida fetal el timo se puebla de linfocitos primitivos o stem cells procedentes del hígado. Cuando la hematopoyesis del hígado se ve reemplazada por la de la médula ósea, será ésta la que servirá de fuente al timo de los linfocitos primitivos. En el timo tiene lugar una importante proliferación de linfocitos muchos de los cuales mueren en pocos días y otros lo abandonarán.

Los linfocitos procedentes del timo son linfocitos T. La transformación de linfocitos primitivos en linfocitos T se encuentra promovida por un factor humoral químico llamado timosina. Este factor humoral está producido por las células epiteliales reticulares del timo.

El timo controla el desarrollo y la función inmunológica de los órganos linfoides periféricos (ganglios linfáticos, bazo, tejido linfoide de las mucosas, etc.). El timo envía linfocitos al torrente circulatorio y éstos colonizan los órganos linfoides periféricos. Además, el timo produciría un factor humoral (quizás segregado por las células epiteliales túnicas) que estimularía el desarrollo de los órganos linfoides periféricos.

Es importante hacer notar que el timo no participa por sí mismo en ninguna de las funciones propias del sistema linfoide: No produce anticuerpos, no participa directamente en los fenómenos de hipersensibilidad retardada, ni ejerce la función de filtración característica de los órganos linfoides periféricos.

Morfología microscópica

  • Zona cortical: corresponde a la zona basófila oscura situada en la periferia de los lóbulos en la que se disponen numerosos linfocitos adosados unos a otros de forma homogénea sin constituir ningún folículo primario o secundario. De forma dispersa se pueden encontrar algunas células epiteliales entre éstos linfocitos.
  • Zona medular: se observa como una zona eosinófila clara situada en la profundidad de los lóbulos. Contiene numerosas células epiteliales y menor cantidad de linfocitos.
  • Corpúsculos de Hassal: formaciones corpusculares constituidas por células epiteliales que se disponen dé forma concéntrica ("hojas de cebolla") con un centro queratinizado o calcificado.
  • Células reticulares epiteliales: derivan embriológicamente de la tercera y cuarta bolsa branquiales del endoblasto, carecen de actitud macrofágica en estado normal y tienen una morfología característica. Sus núcleos son ovalados, con una cromatina pálida, finamente dispersa y poseen uno o dos pequeños nucléolos. Su citoplasma tiene límites irregulares y emite numerosas y finas prolongaciones que se insinúan entre los grupos de linfocitos formando una capa casi continua que los separa de las trabéculas conjuntivas interlobulares y de los espacios conjuntivos pericapilares. Estas células epiteliales se encuentran unidas unas a otras por desmosomas y característicamente contienen en su citoplasma abundantes tonofilamentos.

Referencias bibliográficas

  1. Junqueira L.C. y Carneiro J. Sistema inmunológico y ganglios linfáticos. En Histología Básica. Texto y Atlas. Editorial Massson. 6ª edición. 2005. pp 264-269
  2. García Poblete E. y Fernández García H. Capítulo 20: Órganos Linfoides. En Histología humana práctica: Enfermería. Editorial Universitaria Ramón Areces. 2006. pp. 272-274
  3. R.V. Krstic. Lymphatic or Immune System, Plates 47 to 54 in Human Microscopic Anatomy. An Atlas for Students of Medicine and Biology. Springer-Verlag. 1997. pp.102-117

Imágenes

URL: Atlas de Prácticas de Histología Humana y Anatomía Patológica: Sistema Linfoide, Timo. Imagen a pequeño aumento del timo, en la que se observa su estructura. Se trata de un órgano linfoide revestido por una cápsula de tejido conjuntivo laxo que emite tabiques hacia el interior (3), que compartimentan el parénquima de forma que, en un corte histológico, parece estar constituido por lóbulos independientes, aunque realmente, si lo observáramos de manera tridimensional, veríamos que todos sus lóbulos están comunicados. En cuanto al parénquima, se divide claramente en dos zonas: una externa y más basófila denominada corteza (1) y otra central y más clara denominada médula (2). Timode cordero. Tinción: H.E.. Aumento: x 40.


URL: Atlas de Prácticas de Histología Humana y Anatomía Patológica: Sistema Lindoide, Timo. Zona de la médula tímica, en la que se muestra una estructura típica de la médula de este órgano. Se trata de un corpúsculo de Hassall (flecha), que está formado por una serie de células epiteliales que se disponen en forma de “hojas de cebolla” alrededor de una zona central en la que se observa material necrosado parecido a la queratina. Timo de cordero. Tinción: H.E.. Aumento: x 400.