Diferencia entre revisiones de «Enfermedades del canal anal»

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar
(Otras enfermedades del ano)
(Clasificación de las fístulas)
 
Línea 54: Línea 54:
 
La utilización de una clasificación para las fístulas perianales tiene tres objetivos:
 
La utilización de una clasificación para las fístulas perianales tiene tres objetivos:
  
* poder establecer un tipo de tratamiento según el tipo de fístula
+
* Poder establecer un tipo de tratamiento según el tipo de fístula.
* permitir él pronóstico individual del tratamiento, tanto en cuanto a frecuencia de recidiva como de incontinencia
+
* Permitir él pronóstico individual del tratamiento, tanto en cuanto a frecuencia de recidiva como de incontinencia.
* permitir la evaluación comparativa de unos resultados con las series de la literatura
+
* Permitir la evaluación comparativa de unos resultados con las series de la literatura.
  
 
La clasificación más usada actualmente es la de '''Parks''' y con ella, las fístulas se clasifican en:  
 
La clasificación más usada actualmente es la de '''Parks''' y con ella, las fístulas se clasifican en:  

Revisión actual del 00:29 20 may 2014

Enfermedades del canal anal

Fístula anal

Concepto

Primero se deben diferenciar 3 conceptos:

  • Fístula: Pequeño trayecto que comunica la piel cercana al ano con el interior del conducto anal, resultante del drenaje o salida espontánea del pus de un absceso previo.
  • Fisura: Es un pequeño desgarro o herida en el margen del ano. Puede producirse a cualquier edad, pero es más frecuente en adultos jóvenes. Su causa puede ser el estreñimiento (paso de heces duras a través del ano) o también diarreas con heces líquidas irritantes. En muchos casos no hay una causa concreta determinable.
  • Absceso perianal: se produce por la infección de las glándulas anales, lo que puede ocurrir de manera idiopática o asociada a enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal, tuberculosis, presencia de cuerpos extraños, tumores, traumatismos, tratamientos quimio-radioterápicos… Tras el drenaje del absceso, puede persistir un túnel al que denominamos fístula y que conecta la glándula anal en la que se encontraba el absceso con la superficie de la piel.

De manera general, definimos fístula como conexión o canal anormal entre órganos, vasos o tubos que aparece como resultado de vaciamiento de abscesos, estrés, heridas, cirugía, infecciones, inflamaciones, o que puede tener un origen congénito.

Tipos de fisuras

Existen varios tipos de fístulas:

  1. Ciegas: con un solo extremo abierto.
  2. Incompletas: con una conexión a la piel, pero sin conexión a un órgano interno.
  3. Completas: con aperturas tanto externas como internas.
  4. En herradura: rodea el órgano y lo conecta a la piel.

Aunque la mayoría de las fístulas tienen forma de tubo, algunas tienen múltiples ramas.

De acuerdo al lugar donde se encuentran, o los órganos que se conectan, las fístulas pueden ser: Auriculares, arteriovenosas, biliares, cervicales, craneosinusales, enterovaginales, fecales, anales, metroperitoneales, etc.

En este caso nos referimos a las fístulas anales o perianales.

Una fístula anal es un conducto abierto que comunica el canal anal con el exterior a través de una abertura en la piel perianal. Es, en la mayoría de los casos, resultado de un absceso previo y su origen está en las glándulas anales.

Etiología

Un absceso es un acúmulo de material purulento que correspondería a la fase aguda del proceso, mientras que la fístula suele ser secundaria a la formación y vaciamiento de éste.

Abscesso perianal

Los abscesos anales aparecen por infecciones de las glándulas anales, las cuales ocurren de manera idiopática o están asociadas a enfermedades como:

  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Tuberculosis
  • Presencia de cuerpos extraños
  • Tumores
  • Traumatismos
  • Tratamientos quimio-radioterápicos
  • Otras causas

Tras el drenaje del absceso, puede persistir un túnel al que denominamos fístula y que conecta la glándula anal en la que se encontraba el absceso con la superficie de la piel.

Clasificación de las fístulas

La utilización de una clasificación para las fístulas perianales tiene tres objetivos:

  • Poder establecer un tipo de tratamiento según el tipo de fístula.
  • Permitir él pronóstico individual del tratamiento, tanto en cuanto a frecuencia de recidiva como de incontinencia.
  • Permitir la evaluación comparativa de unos resultados con las series de la literatura.

La clasificación más usada actualmente es la de Parks y con ella, las fístulas se clasifican en:

  • Interesfinterianas: El trayecto de estas fístulas se extiende en el espacio interesfinteriano, esto es, entre el esfínter interno y externo y puede abrirse o no por un orificio secundario en la ampolla rectal.
  • Transesfinterianas: Son fístulas cuyo trayecto atraviesa o contornea al fascículo subcutáneo del esfínter externo.
  • Supraesfinterianas: Cuyo trayecto interesa todo el músculo puborrectal, es decir, pasan por encima del anillo anorrectal.
  • Extraesfinterianas: El trayecto queda fuera del aparato muscular esfinteriano.

Es conveniente resaltar que esta clasificación tiene dos problemas, ya que en un primer lugar muchas veces es difícil determinar si una fístula es transesfinteriana alta o supraesfinteriana.

Por otra parte, esta clasificación no incluye las fístulas subcutáneas.

Frecuentemente se observa en la literatura el término de fístula compleja. Este es un término impreciso, porque una fístula compleja implica la existencia de una fístula cuyo tratamiento implica un mayor número de recidivas o de trastornos de la continencia.

En este sentido, se incluyen como fístulas complejas las producidas por enfermedades que tienen una tendencia a recidivar mayor que la de las fístulas de origen criptoglandular, como la enfermedad inflamatoria y la hidrosadenitis (infección de las glándulas sudoríparas apocrinas por Stafilococcus aureus, que se constituye por abcesos profundos y dolorosos que pueden formar fístulas, con predominio de localización en axilas e ingles). También son consideradas como fístulas complejas las recidivantes y aquellas que tienen trayectos secundarios.

Patogenia

Los síntomas de ambas patologías, tanto los abscesos como las fístulas, incluyen:

  • Dolor constante, en ocasiones acompañado de tumefacción, que no necesariamente se relaciona con la evacuación intestinal
  • Irritación de la piel alrededor del ano
  • Secreción de pus que a menudo alivia el dolor
  • Fiebre y malestar general.

Tratamiento

Absceso: Los antibióticos son de escasa utilidad excepto en caso de fiebre, en los diabéticos o en los que, además, presentan una infección en otra parte del cuerpo. Generalmente, el tratamiento consiste en inyectar localmente un anestésico, realizar una incisión en el absceso y vaciar el pus.

Fístula: Las alternativas de tratamiento de las fístulas anorrectales son:

Fistulotomía

Es la abertura del trayecto fistuloso sin resecarlo, y está indicado en las fístulas intraesfinterianas.

Fistulectomía

Es la resección de la fístula o fistulectomía, y está indicada en las fístulas trans o extraesfinterianas

En este caso, cuando se compromete significativamente el esfínter externo, se debe proceder a la ligadura elástica de este, con lo que se consigue su sección retardada previniendo la incontinencia anal.

Infecciones que comprometen la piel perianal y el canal anal

Por el ano se eliminan numerosos tipos de microorganismos parasitarios, bacterianos y virales, un hecho muy importante epidemiológicamente en el entendimiento de la transmisión de enfermedades. Algunas de las más importantes son la poliomielitis, la teniasis, la ascariasis y el cólera.

  • Poliomielitis. Es una enfermedad viral que puede afectar a nervios hasta incluso producir una parálisis total. Se produce por la infección con el poliovirus, el cual se propaga por contacto directo de persona a persona, por contacto con moco o flema infectados de la nariz o de la boca o por contacto con heces infectadas.
  • Teniasis. Se produce por una infección por tenia, debido a la ingesta de carne cruda o mal cocinada de animales infectados. Las tenias tienen muchos segmentos y cada uno es capaz de producir huevos, que se van dispersando y pueden salir por las heces o a través del ano. Los adultos y niños pueden autoinfectarse si no tienen buena higiene, ya que pueden ingerir huevos de la tenia que recogen con su mano mientras se limpian o se rascan el ano o la piel circundante.
  • Ascariasis. Es la más común de las infecciones por lombrices intestinales y se asocia con una higiene personal deficiente, condiciones sanitarias precarias o lugares en los que se utilizan heces humanas como fertilizante. La infección tiene lugar cuando se ingieren alimentos o bebidas contaminadas con huevos de lombrices. Estos se incuban y se liberan en el intestino, desde donde van a los pulmones y vuelven al intestino al tragar las secreciones. Los huevos pueden estar presentes en las heces.
  • Cólera. Es una infección del intestino delgado que ocasiona una gran cantidad de diarrea acuosa. Es provocada por la bacteria Vibrio cholerae.

Por otro lado, el sexo anal es una práctica relacionada con la infección tanto del virus de la inmunodeficiencia humana como de otras muchas infecciones de transmisión sexual y otras infecciones virales, como el virus del papiloma humano (VPH), todos los tipos de hepatitis (a excepción de la hepatitis A), los herpes genitales y otras de origen bacteriano, como la gonorrea y la sífilis, incluso en caso de que no haya eyaculación. Todo esto se debe a la gran frecuencia con que se producen heridas y microheridas en esta zona del cuerpo durante la penetración, al no ser un órgano diseñado específicamente para ello.

Como infecciones perianales frecuentes podemos encontrar el absceso y la fístula anal, que son dos situaciones desencadenadas por una causa común en diferentes momentos evolutivos. Así, en la fase aguda se produciría una acúmulo de material purulento que se conoce como absceso anal. La evolución de este absceso hasta formar una comunicación entre el canal anal y la piel perianal, por la que emergería el pus, se conoce como fístula anal. Son producidas por la infección de unas glándulas localizadas en el canal anal.

El absceso anorrectal puede producirse por una glándula obstruida en el área, por una infección de una fístula anal o una infección transmitida sexualmente. Los más profundos pueden ser causados por trastornos intestinales como la Enfermedad de Crohn.

Existen diversos factores que aumentan el riesgo de un absceso anorrectal: sexo anal, fármacos quimioterápicos, diabetes, enfermedades intestinales inflamatorias, algunos medicamentos como la prednisona o un sistema inmunitario debilitado.

Los síntomas principales dependen de la fase en la que nos encontremos. En la fase aguda, se refiere dolor de características sordas y continuas en la zona perianal, acompañado de fiebre y escalofríos, sobre todo en la fase más evolucionada. Si presenciamos una tumoración de aspecto inflamatorio rojizo y caliente en el margen del ano es un signo patognomónico de esta patología. Cuando el absceso ha evolucionado, se produce una fístula, y se ve un orificio en el margen anal por el que emerge material purulento.

El tratamiento es quirúrgico y no se recomienda su demora. Además deberemos tratar con antibiótico para evitar que se propague la infección.

También podemos encontrar un quiste pilonidal, que es una formación quística localizada en el surco interglúteo y que contiene formaciones pilosas en su interior. Normalmente son asintomáticos y se diagnostican cuando se complican con una infección secundaria, formándose un absceso. No se sabe si es una etiología adquirida o congénita.

La hidrosadenitis supurativa es una infección aguda crónica de unas glándulas localizadas en la piel (glándulas apocrinas) que cursa con inflamación y formación de abscesos y se localiza donde están estas glándulas (una zona es la perianal). Suele darse en la vida adulta ya que estas glándulas se activan en la pubertad. El comienzo de la enfermedad puede ser insidioso con sensación de ardor, prurito, calor o aumento de sudoración y que, conforme aumenta la inflamación, puede asociarse con un aumento de tamaño de los ganglios linfáticos subcutáneos. Cuando evoluciona, se producen episodios de supuración y la evolución puede ser hacia la resolución y cicatrización espontánea o bien la aparición de recurrencias y remisiones cíclicas con la formación de induraciones, abscesos y cavidades profundas. El tratamiento es quirúrgico.

Otras enfermedades del ano

  • Ano imperforado. Es un defecto congénito en el que el recto no se comunica con el ano.
  • Condiloma. Es una infección de los genitales y hay dos tipos, la verruga genital (o condiloma acuminata) y el condiloma lata (asociado con la sífilis secundaria). El condiloma acuminata, conocido como la cresta de gallo, presenta periodos de incubación prolongados. Es causado por el virus del papiloma humano (VPH) y se transmite a través de sexo vaginal, anal u oral. Hay cuatro tipos: condiloma acuminado, verrugas papulares, verrugas queratósicas y verrugas planas. Las principales molestias son ardor y comezón. Puede aumentar de tamaño hasta obstruir el conducto vaginal o anal. Incluso si las verrugas han crecido mucho, se precisa tratamiento quirúrgico. El condiloma lata resulta de la hiperplasia epitelial, hiperqueratosis e infiltrados por células plasmáticas en respuesta a la presencia de espiroquetas.
  • Oxiuriasis. Causada por Enterobius vermicularis (oxiuro), parásito muy distribuido por todo el mundo y que infecta principalmente a niños menores de 12 años y se adquiere por la ingesta de productos contaminados. Se diagnostica por la presencia de sus huevos en la piel anal y perianal (se puede realizar un test de Graham), y no se encuentran en heces.
  • Hemorroides. Por la inflamación de las venas en el recto y el ano; aparecen como consecuencia de elevación persistente de la presión venosa dentro del plexo hemorroidal. Se detecta por hematoquecia de color rojo brillante (aunque otras causas de sangrado pueden ser el cáncer colorrectal o anal).

BIBLIOGRAFÍA

  1. Wikipedia: Ano
  2. MedLinePlus: Poliomielitis
  3. MedLinePlus: Tenia de la carne de cerdo o de res
  4. MedLinePlus: Ascariasis
  5. MedLinePlus: Cólera
  6. Wikipedia: Condiloma acuminado
  7. Wikipedia: Enterobius vermicularis
  8. Clínica Universitaria de Navarra: Infecciones perianales
  9. MedLinePlus: Absceso anorrectal