Enfermedades Infecciosas

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

TEMA 18.- ENFERMEDADES INFECCIOSAS

Desarrollado por S. González García, Enero de 2007.

Ampliado por R. Nogueira Da Cruz, Febrero de 2009.

Enfermedades Infecciosas: Historia

Es interesante una visión panorámica de la evolución de nuestro conocimiento sobre las enfermedades infecciosas, y que proporcione una perspectiva histórica importante para comprender los conceptos de la patogenia microbiana. La microbiología, la inmunología, la enfermedad infecciosa e incluso la salud pública se han hallado muy entretejidas a lo largo de la historia.

Algunas enfermedades infecciosas han coexistido con los humanos a lo largo de nuestra historia; así, se han encontrado esquistosomas en momias egipcias, y muchas bacterias, hongos y virus han ocasionado plagas probablemente incluso a humanos prehistóricos. No obstante, la llegada de nuevas enfermedades ha marcado la historia de la humanidad, y cada año se describe una cifra sorprendente de nuevos agentes infecciosos.

La causa infecciosa de algunas enfermedades "nuevas" como por ej. gastrítis por Helicobacter, Hepatitis B y C, diarrea por rotavirus y neumonía del legionario no eran conocidas previamente porque los agentes infecciosos eran difíciles de cultivar. Otras infecciones pueden ser genuinamente nuevas en los humanos como por ej: el VIH causante del sida, Borrelia burgdorferi causante de la Enfermedad de Lyme y nuevas cepas exóticas del virus de la gripe.

Ciertas enfermedades "nuevas" se están reconociendo solo por la existencia de una cohorte cada vez mayor de huéspedes inmunocomprometidos (por ej: citomegalovirus CMV, herpes virus del sarcoma de Kaposi y Pneumocystis carinii).

INFECCIONES VÍRICAS

Un virus es un agente genético que posee un ácido nucleico que puede ser ADN o ARN, rodeado de una envuelta de proteína. Los virus contienen toda la información necesaria para su ciclo reproductor, pero necesitan para conseguirlo a otras células vivas.

Los virus pueden actuar de dos formas distintas:

  • Reproduciéndose en el interior de la célula infectada, utilizando todo el material y la maquinaria de la célula hospedante.
  • Uniéndose al material genético de la célula en la que se aloja, produciendo cambios genéticos en ella.

Por eso se pueden considerar los virus como agentes infecciosos productores de enfermedades o como agentes genéticos que alteran el material hereditario de la célula huésped.

El núcleo del virus es el responsable de la infección. Sin embargo, el virión es incapaz de realizar las funciones metabólicas o la síntesis de proteínas. El virus es obligatoriamente parásito de la célula, porque necesita de la misma para replicarse y emprender la síntesis de macromoléculas.

La única función que poseen los virus y que comparten con el resto de los seres vivos es la de reproducirse o generar copias de sí mismos. No poseen metabolismo ni organización celular, por lo que se les sitúa en el límite entre lo vivo y lo inerte.

Los virus una vez que infectan a una célula, pueden desarrollar dos tipos de comportamiento, bien como agentes infecciosos produciendo la lisis o muerte de la célula o bien como virus atenuados, que añaden material genético a la célula hospedante y por lo tanto resultan agentes de la variabilidad genética.

Se considera que la latencia vírica representa un papel importante en la carcinogénesis, actuando como cofactor imprescindible para el desarrollo de un gran número de neoplasias. La latencia ,también, se considera el motivo de los largos retrasos en el comienzo de los síntomas de pacientes infectados por el VIH –1.

Las tres familias de virus que se encuentran más comúnmente en la cavidad oral son los virus del herpes, los virus Coxsackie y los papilomavirus.

VIRUS DEL HERPES SIMPLE

Existen dos cepas diferentes del virus del herpes simple que difieren serológicamente, pero desde el punto de vista genético son similares y producen un conjunto de infecciones primarias y recurrentes similares. Estos virus producen infecciones agudas y latentes. Ambos virus se replican en la piel y en las mucosas por las que el virus ha penetrado (por lo general, la orofaringe o los genitales), donde produce viriones infecciosos y lesiones vesiculosas de la epidermis. Estas dos cepas mencionadas son:

  • El virus del herpes simple tipo 1 (HVS-1) que usualmente está asociado con las infecciones de los labios, la boca y la cara. Es el herpes más simple . Con frecuencia, causa lesiones dentro de la boca como herpes labial (ampollas febriles) y se transmite por contacto con saliva infectada. Hasta el 90% de las personas desarrollan anticuerpos contra el virus del herpes virus simple tipo 1 (HSV-1) en la edad adulta.
  • El virus del herpes simple tipo 2 (HVS-2) se transmite por contacto sexual y sus síntomas abarcan úlceras o llagas en los genitales. Además de las lesiones orales y genitales, el virus también puede llevar a complicaciones, como meningoencefalitis (infección del revestimiento del cerebro y del cerebro mismo) o causar infección ocular. Sin embargo, algunas personas pueden tener este virus pero no mostrar los síntomas. La infección cruzada de los virus tipo 1 y 2 puede ocurrir a causa del sexo orogenital.

Herpes simple oral secundario se divide a su vez en:

  • Herpes labial recidivante; Presentación episódica de cúmulos de vesículas superficiales en el lateral de los labios.
  • Herpes labial intraoral recidivante; Presentación episódica de un cúmulo intraoral de úlceras punteadas superficiales con síntomas principalmente en mucosa que recubre los agujeros palatinos mayores que aparecen típicamente después de procedimientos dentales en el área.
  • Panadizo herpético; Infección primaria o secundaria por herpes simple localizada en manos o dedos, adquirido por contacto directo con una lesión activa.

La infección de un dedo de la mano, llamada panadizo herpético, es otro tipo de infección por herpes que, por lo general, afecta a los médicos (debido a que están expuestos a las secreciones bucales durante los procedimientos) y, algunas veces, a los niños más pequeños.

El virus del herpes puede también infectar al feto causándole anomalías congénitas e igualmente se puede transmitir a un recién nacido durante el parto vaginal, si la madre está infectada con dicho virus, en especial si la madre tiene infección activa en dicho momento.

En histología, podemos observar ciertas lesiones que comienzan con vesículas intraepiteliales de edema intercelular e intracelular. Las células infectadas se hinchan y presentan inclusiones víricas acidófilas intranucleares. La identificación de las células con inclusiones intracelulares o de las células gigantes multinucleadas en las extensiones del líquido de las vesículas constituye la prueba diagnóstica de Tzanck para la infección por el virus VHS. Otro tipo de diagnóstico se podría realizar con biopsias, frotis citológico, cultivo, anticuerpo fluorescente y serología.

Algunos casos son relativamente leves y pueden no requerir tratamiento. En los casos prolongados o severos así como en personas inmunodeprimidas o que tienen recurrencias frecuentes, se pueden usar medicamentos antivirales como aciclovir.

En personas con más de 6 recurrencias de herpes genital por año se puede suministrar medicamentos antivirales de uso crónico para reducirlas.

Complicaciones

  • Meningitis.
  • Encefalitis.
  • Eccema herpetiforme.
  • Infección de los ojos, queratoconjuntivitis.
  • Infección prolongada y severa en personas inmunodeprimidas.
  • Neumonía.
  • Infección de la tráquea.

La prevención es difícil, ya que el virus puede diseminarse a otras personas cuando la persona infectada no tiene evidencia de un brote en el momento; sin embargo, evitar el contacto directo con una lesión abierta reduce el riesgo de la infección.

Las personas que presentan herpes genital deben evitar el contacto sexual cuando tienen lesiones activas y pueden reducir el riesgo de infección con un comportamiento sexual más seguro que incluya el uso de condones.

VIRUS COXSACKIE

El virus Coxsackie, que debe su nombre al pueblo de Coxsackie (estado de Nueva York), donde se identificó por primera vez, pertenece a la familia de los enterovirus. Esta familia incluye también los echovirus y los virus de la poliomielitis, y la hepatitis A, que viven en el tubo digestivo de los seres humanos. El virus Coxsackie se puede contagiar de una persona a otra, normalmente a través del contacto con manos sucias o superficies contaminadas con heces, donde este virus puede vivir varios días. En las zonas tropicales, las infecciones se producen durante todo el año, pero en climas más fríos los brotes de virus Coxsackie ocurren más a menudo en verano y otoño.

La puerta de entrada de este virus es la orofaringe y el tracto gastrointestinal. Existen dos tipos de virus coxsackie, Coxsackie A y Coxsackie B. Las enfermedades que afectan a la región oral son las del grupo A, las principales son la hepargina, la enfermedad de manos-pies-boca , pleurodinia y conjuntivitis hemorrágica:

  • Enfermedad mano-pie-boca: un síndrome causado por el virus Coxsackie que cursa con ampollas rojas y dolorosas en la garganta, las encías y la cara interna de las mejillas, así como en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
  • Herpangina: una infección de garganta provocada por el virus Coxsackie, que cursa con úlceras y ampollas rodeadas de un anillo rojo en las amígdalas y el velo del paladar (el lóbulo carnoso que cuelga de la parte posterior del paladar).
  • Pleurodinia (también llamada Enfermedad de Bornholm): una infección relacionada con el virus Coxsackie que provoca espasmos dolorosos en los músculos del pecho y la parte superior del abdomen. Los niños con pleurodinia también pueden tener dolor en los testículos, que comienza unas 2 semanas después de que aparezca el dolor en el pecho.
  • Conjuntivitis hemorrágica: una infección que afecta a la esclerótica (o blanco del ojo). La conjuntivitis hemorrágica suele empezar como un dolor de ojos que, de forma repentina, evoluciona a enrojecimiento, lagrimeo, hinchazón, fotofobia (sensibilidad a la luz) y visión borrosa.

El virus Coxsackie también puede provocar meningitis, y raramente, encefalitis. Además pueden causar miocarditis que es una infección del músculo cardíaco.

Los recién nacidos, a quienes les pueden contagiar la infección sus madres, sea durante el parto o poco después, tienen mayor riesgo de desarrollar infecciones graves, incluyendo miocarditis, hepatitis y meningoencefalitis.

PAROTIDITIS

Es una enfermedad viral producida por el paramixovirus, este virus inicialmente penetra y se multiplica en las células del aparato respiratorio para luego ser transportado por la sangre hacia todos los tejidos, teniendo predilección por las glándulas salivales siendo una de ellas la parótida, por esto se le puede aislar en saliva, también se le puede aislar en orina o en cualquier otro tejido.

El contagio de la enfermedad puede ser por contacto directo, por objetos contaminados con saliva u orina.

Puede presentarse a cualquier edad siendo más frecuente en adultos jóvenes.

Inicialmente aparece dolor y endurecimiento en la zona correspondiente a la glándula parótida (entre el lóbulo de la oreja y la mandíbula), generalmente debido a la inflamación de la zona. Característicamente el lóbulo de la oreja suele elevarse. La zona afectada tiende a ser dolorosa a la palpación e incluso con la administración de ácidos (limón, vinagre, etc...).

Tras el contagio, el aumento del tamaño de la glándula alcanza su máximo volumen a los 2 - 3 días. Generalmente primero se inflama un lado y en el transcurso de 2 días el otro lado; aunque puede solo ser en un solo lado. Suele además asociarse a fiebre generalmente menor de 40º.

El periodo en que suelen aparecer los síntomas es aproximadamente 3 - 7 días aunque esto es muy variable de una persona a otra.

Las complicaciones aunque muy infrecuentes se pueden presentar, estas incluyen: - Meningoencefalitis o inflamación de las meninges y el encéfalo. - Orquitis, epididimitis o inflamación del testículo. - Ooforitis: Inflamación del ovario. - Nefritis: Inflamación del riñón. - Miocarditis: Inflamación del músculo cardiaco. - Artritis: Inflamación de las articulaciones.

Se debe tener especial cuidado con los adolescentes varones que están cursando con esta infección por el riesgo de desarrollo de orquitis y epididimitis. Esta complicación suele seguir a los síntomas de la parotiditis en un periodo de 8 días, con un comienzo brusco de fiebre, nauseas, dolor abdominal y testicular; su duración aproximada es de 4 días. Esta complicación puede asociarse con una disminución en la fertilidad.

Sin embargo, en las mujeres la inflamación de los ovarios no produce disminución de la fertilidad femenina.

Posterior al desarrollo de la infección, se crea una inmunidad o resistencia a la infección por este virus durante toda la vida.

Básicamente el diagnóstico se establece mediante los síntomas y signos que son característicos.

En la mayoría de los casos esta enfermedad se autolimita y su tratamiento sólo consiste en mejorara los síntomas que se vayan presentando, básicamente mediante antitérmicos y antinflamatorios. El reposo en cama se deberá hacer según la necesidad, con esta medida no hay datos estadísticos que demuestren una disminución en la tasa de complicaciones y por el contrario si puede resultar incómodo para el enfermo, por ello lo mejor es hacer reposo cuando se desee. La dieta es otro factor muy importante a tener en cuenta, esta debe ajustarse a la capacidad para comer sin tener dificultad, de ser posible no hay contraindicación para limitar la alimentación. Tratamiento El mejor tratamiento es la prevención mediante las vacunas; cuya primera dosis se administra a los 15 meses y el refuerzo a los 6 años. En general esta vacuna no suele producir fiebre no otras complicaciones asociadas al uso de la vacuna. La vacuna induce defensas contra el virus en alrededor del 96% de las personas en quienes no ha habido un contacto previo con el virus.

VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH)

El virus papiloma humano (VPH, o papilomavirus, HPV por sus siglas en inglés) constituye uno de los grupos virales más frecuentes en el mundo que afectan hoy en día a la piel y zonas mucosas del cuerpo. Suman más de 80 los diferentes tipos de VPH. Es un virus DNA de doble cordón que infecta a las células epiteliales de la piel y la mucosa. Las superficies epiteliales son todas las zonas cubiertas por piel, mucosa, o ambas, como la boca, la faringe, la lengua, las amígdalas, la vagina, el pene y el ano. La transmisión del virus ocurre cuando dichas regiones entran en contacto con él, permitiendo su transferencia entre las células epiteliales.

Las formas más visibles del virus producen verrugas (papilomas). La mayor parte de los virus papiloma humano de este tipo son muy comunes, inofensivos, no cancerosos y fácilmente tratables. Las verrugas genitales se conocen en términos técnicos como “condiloma acuminado”.

Los VPH más peligrosos, 16 y 18, se transmiten mediante el contacto sexual. Tales virus pueden causar dos clases de tejido anormal: condiloma y tejido displásico. Los tejidos del primer tipo corresponden a los crecimientos tipo verruga. Éstas son a menudo indoloras, pero producen a veces cierta irritación, comezón o ardor. El tejido displásico consiste en la presencia de células anormales en la superficie de la piel. La displasia no es cáncer, pero corresponde a un cambio del tejido previo a la neoplasia.

El potencial oncógeno de los VPH puede relacionarse con los productos de dos genes víricos precoces, el E6 y E7. En conjunto establecen interacciones con distintas proteínas reguladoras del crecimiento codificados por oncogenes y genes supresores del cáncer . La proteína E7 se une a la proteína del retinoblastoma y desplaza los factores de transcripción E2F que normalmente permanecen secuestrados por la RB. También inactiva a los CDKI, CDKNIA/p21 y p27. La proteína E7 de los tipos de VPH de alto riesgo (16,18 y 21) se une a ciclinas E y A, a las que posiblemente activa. La proteína 6 también ejerce varios efectos, se fija e inactiva a la proteína TP53, que interviene en la degradación del BAX, un miembro proapoptótico de la familia del BCL2 y activa a la telomerasa.

En resumen, la infección por tipos de VPH de alto riesgo producen efectos similares a los de la pérdida de genes supresores del cáncer, activa las ciclinas, inhibe la apoptosis y combate el envejecimiento celular. Por tanto, es evidente que las proteínas del VPH crean muchas de las condiciones esenciales para la aparición de cáncer antes expuestas.

El VPH presenta tropismo por las células epiteliales y se encuentra en la mucosa oral normal. El VPH en la cavidad oral provoca:

  • Papiloma plano; (Neoplasia benigna) es una hiperplasia epitelial papilar focal frecuente en la parte posterior de la cavidad oral, que contiene células coilocíticas, así como VPH-6 y VPH-11.
  • Verruga vulgar; Hiperplasia epitelial papilar focal que contiene comúnmente células coilocíticas del VPH-2 o el VPH-6. Se presenta frecuentemente en manos y cara anterior de la boca en niños . De color blanco, con aspecto de coliflor.
  • Hiperplasia epitelial focal; Son áreas múltiples, papilares o sésiles, de hiperplasia epitelial de la mucosa oral y labial, en pacientes jóvenes de poblaciones específicas aisladas, que con frecuencia regresa espontáneamente. Producida por VPH-13 y VPH-32

En la histopatología, aparecen capas engrosadas de paraqueratina y acantosis extensa. Las células epiteliales del estrato espinoso superior presentan núcleos aumentados de tamaño y citoplasma vacuolado plano. Las células basales poseen mayor actividad mitótica. El tejido conjuntivo suele ser laxo y estar bien vascularizado, también posee infiltrado de linfocitos.

VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA HUMANA VIH

Los virus del SIDA pertenecen a una familia de virus animales, los retrovirus.

Los retrovirus están constituidos por un ácido ribonucleico (ARN) que debe copiarse en ácido desoxirribonucleico (ADN) bicatenario para poderse integrar en el núcleo de la célula huésped; por lo tanto su material genético es ARN en la partícula viral y ADN cuando se encuentran en la célula que infectan. El proceso de conversión de ARN en ADN es una característica principal de los retrovirus que se lleva a cabo mediante acciones enzimáticas secuenciales; la propiedad de replicarse a través de la transcripción inversa les da su nombre, pero esta propiedad la comparten otros virus animales, como los que producen las hepatitis B, y vegetales.

  • El VIH-1

Una característica importante del VIH es su extremada variabilidad genética por lo que el VIH-1 forma parte de una población viral heterogénea que dificulta la compresión de algunos de los mecanismos de interactuación entre el virus y su huésped.

Se considera que el VIH es una partícula esférica con un diámetro entre 80 y 110 nanómetros. Esta partícula presenta tres capas concéntricas: la capa interna contiene una especie de nucleoide con forma de cono truncado constituido por el ARN del virus y la nucleoproteína con las enzimas; la capa intermedia es la nucleocápside icosaédrica; la capa externa o envoltura es una bicapa lipídica derivada de la célula huésped. Está constituida por la inserción de glucoproteínas del virus constituidas por trímeros de gp120.

Dentro de las infecciones que más comúnmente aparecen en pacientes infectados del VIH se encuentra el sarcoma de Kaposi.

Sarcoma de Kaposi

Características generales

El sarcoma de Kaposi (SK) es la neoplasia o tumor más frecuente en pacientes con SIDA. Aunque en ocasiones afecta a pacientes VIH+ que son usuarios de drogas o hemofílicos, e incluso a personas que han adquirido la infección por contagio heterosexual, fundamentalmente se ha encontrado en varones homosexuales, sean o no portadores del VIH.

Al presentarse como lesiones visibles presenta un importante problema social ya que se ha considerado como un estigma del SIDA. Puede afectar la calidad de vida de los pacientes de diferentes maneras: el edema asociado al SK puede ocasionar dificultades para la deambulación, las lesiones dolorosas o voluminosas en la cavidad oral pueden dificultar el habla y la deglución, las lesiones en cara pueden ser causa de desfiguración y acrecentar el aislamiento social. Además contribuye de un modo importante a la mortalidad de las personas con SIDA.

Más del 50% de los afectados presentan tumoraciones nodulares intraorales de color purpúreo que en ocasiones constituyen la manifestación inicial de la enfermedad.Aún así existen formas de presentación ganglionar sin lesiones de la piel o como lesiones de las mucosas de boca e intestino.

Las manchas del sarcoma de Kaposi se encuentran típicamente en la mitad superior del cuerpo: cabeza, cuello y parte alta del tórax, aunque pueden presentarse en cualquier parte del cuerpo. También es frecuente la afectación de la mucosa de la boca, sobre todo del paladar.

La presencia de edema o ulceración, afectación extensa de mucosa oral y la afectación visceral distinta de la ganglionar son considerados como factores negativos del pronóstico.

Estadios del sarcoma de Kaposi

  • Estadio I: Forma cutánea limitada (menos de 10 lesiones o afectación de sólo un área anatómica).
  • Estadio II: Forma cutánea diseminada (más de 10 lesiones o afectación de más de un área anatómica).
  • Estadio III: Afectación únicamente visceral.
  • Estadio IV: Afectación cutánea y visceral o afectación pulmonar.

En general, si el SK sólo afecta a la piel, la enfermedad no puede ser causante de muerte. Si el SK se disemina, sin embargo, los tumores pueden ser suficientemente grandes como para causar problemas serios: la afectación de la mucosa oral puede causar problemas para la ingesta de alimentos; en el estómago o los intestinos puede ser fatal, causando hemorragias internas y bloqueos de los órganos afectados; la afectación pulmonar suele ser rápidamente fatal, simulando una neumonía por P. carinii; si el SK afecta a los ganglios linfáticos, puede causar una hinchazón severa de las extremidades, la cara o del escroto.

Otras manifestaciones del VIH

  • Linfomas en la infección VIH.
  • Manifestaciones neurológicas.
  • Gastroenterocolitis.
  • El dolor y la neuropatía periférica.
  • Manifestaciones endocrinas.
  • Hepatitis víricas y SIDA.
  • Alteraciones dermatológicas en la infección VIH/SIDA.
  • El síndrome de desgaste.

INFECCIONES BACTERIANAS

Actualmente uno de los mayores problemas de salud pública en el mundo según la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) es la elevada prevalencia de bacterias causantes de enfermedades en humanos, que son resistentes a los antibióticos, tanto en nosocomiales, como en las intrahospitalarias.

Estas bacterias son: en primer lugar de Streptococcus pneumoniae (Neumococo), por su importancia tanto cuantitativa como cualitativa como primer causante de infecciones respiratorias de las vías bajas (neumonía nosocomial), de las altas (otitis media, sinusitis aguda) y como responsable de infecciones invasivas que pueden ser graves (bacteriemia y meningitis); en segundo lugar Haemophilus influenzae, muy frecuente en infecciones de las vías respiratorias altas (otitis, sinusitis) y mucho menos de las bajas (neumonías, bronquitis); en tercer lugar de Streptococcus pyogenes (grupo A) bacteria muy prevalente en faringoamigdalitis aguda y además causante en ocasiones de escarlatina, erisipela y otras manifestaciones clínicas. Finalmente la Moraxella catarrhalis.

IMPÉTIGO

Es un trastorno cutáneo causado por infección bacteriana y caracterizado por lesiones cutáneas que forman una costra. Existen dos formas, clásicamente referidas como impétigo contagioso e impétigo bulloso (ampollas grandes); difieren sencillamente en el tamaño de las pústulas.

Esta afección bacteriana, muy contagiosa, es consecuencia de la infección por Staphylococcus (S. Aureus) o Streptococcus y se observa casi siempre en niños pequeños con higiene personal insuficiente que suelen rascar las lesiones extendiendo las bacterias a otras partes de la cara con un patrón lineal o excoriado; ocasionalmente se observa en adultos con mala salud.


Esta afección comienza como una úlcera roja con picazón que se ampolla, supura y finalmente se cubre con una costra que se adhiere (dando el característico aspecto clínico de costra de color miel). Tiende a crecer y a propagarse, y es contagioso. La infección se lleva en el líquido que supura de las ampollas. Rara vez, el impétigo puede formar úlceras más profundas en la piel.

SÍFILIS

La sífilis es una infección congénita o de transmisión sexual causada por la bacteria Treponema pallidum, la cual penetra en la piel lesionada o las membranas mucosas. La sífilis congénita se puede también transmitir al feto durante cualquier etapa del embarazo.

Ésta tiene varias etapas:

  • En la etapa primaria, aparecen úlceras indoloras llamadas chancros de 2 a 3 semanas después de la primera exposición. Es posible que algunas personas con sífilis primaria no se percaten de los chancros ni tengan síntomas asociados con los mismos, en especial si los chancros están ubicados en el recto o el cérvix. Dichos chancros suelen desaparecer en un período de 4 a 6 semanas. La úlcera a menudo solitaria que aparece en el pene es fácilmente visible. Sin embargo, las úlceras que aparecen en los labios, el cuello uterino, el área anal o la boca pueden pasar inadvertidas debido a que son indoloras y difícilmente visibles.
  • En la sífilis secundaria, las bacterias se han propagado al torrente sanguíneo y han alcanzado su mayor número. El síntoma más común es la erupción cutánea que puede variar en apariencia, y con todo compromete frecuentemente las palmas de las manos y las plantas de los pies, además de las lesiones en la boca, la vagina y el pene, llamadas “parches mucosos”. Otras lesiones que se pueden presentar son parches verrugosos húmedos en los genitales o en los pliegues de la piel llamados condilomas planos.
  • En la sífilis terciaria, las espiroquetas han continuado su reproducción durante años, se acumulan cavidades de daños en diversos tejidos como huesos, piel, tejido nervioso, corazón y arterias. A estas lesiones se las denomina gomas y son muy destructivas.

Las lesiones en el sistema nervioso central generan una enfermedad neurológica llamada neurosífilis que puede comprender tabes dorsal, parálisis general y atrofia óptica. Por otra parte, las lesiones del corazón, de las válvulas cardíacas y de la aorta pueden conducir a aneurismas, cardiopatía valvular y aortitis.

ESCARLATINA

Es una infección supurativa (produce pus), por contagio con Streptococcus pyogenes (beta-hemolítico del grupo A, de la clasificación de Lancefield). Se produce trás una infección faríngea o de otra localización por estas bacterias oportunistas, que se encuentran en el 5-15% de niños o personas en íntimo contacto con éstos, sobre todo entre los 3 y los 15 años. Trás la infección de producen exotoxinas pirógenas o eritrógenas que provocan un exantema eritematoso punteado por todo el cuerpo excepto por las palmas de las manos y plantas de los pies; la cara también está afectada pero, habitualmente, una pequeña área alrededor de la boca permanece relativamente respetada para producir una palidez perioral. La lengua presenta aspecto de fresa y la piel tendrá tacto de lija. Todos estos síntomas desaparecerán tras una semana descamándose la piel, sobretodo la de las palmas de las manos y plantas de los pies.

Al examen microscópico existe una reacción inflamatoria aguda característica, edematosa y neutrofílica dentro de los tejidos afectados (es decir, la orofaringe, la piel y los ganglios linfáticos).

INFECCIONES POR HONGOS

MICOSIS

Se denomina micosis las distintas afecciones causadas por hongos. Su frecuencia tiende a aumentar, y ocasionan infecciones desagradables, muchas veces resisten al tratamiento y, algunas, de características graves.

Los hongos que afectan al hombre son, sobre todo, mohos y levaduras unicelulares. Se trata de plantas minúsculas o microscópicas que viven parasitando los tejidos del organismo y se reproducen con cierta rapidez. Se estima que existen unas 500.000 especies de hongos distribuidas en el suelo, las plantas y los animales. Sólo unas 200 de estas especies son patógenas para el ser humano. Entre estos hongos patógenos, unos 20 pueden causar infecciones sistémicas y otros 20 pueden aislarse en infecciones cutáneas; los restantes se asocian a infecciones oportunistas.

Algunos hongos asientan en los tejidos internos del organismo, infectando órganos vitales, como el corazón y los pulmones; son las denominadas micosis profundas, por lo general con un diagnóstico grave.

Otros, que originan micosis superficial, sólo se encuentran en la capa cutánea externa, en la que causan enfermedades tales como la candidiasis, la tiña y el pie de atleta, entre otras.

Micosis profundas

  • Histoplasmosis.
  • Coccidioidomicosis.
  • Pie de Madura (maduromicosis).
  • Criptococosis.
  • Candidiasis sistémica (moniliasis).

Micosis superficiales

  • Candidiasis (moniliasis).
  • Pie de atleta.
  • Tiña.
  • Pitiasis versicolor.

En cuanto al tratamiento, en el caso de una micosis superficial, se lleva a cabo mediante la aplicación local de cremas y lociones fungicidas.

Entre los hongos que provocan enfermedades de tipo oral los más frecuente son: la candida albicans ( causante de diferente tipo de candidiasis, glositis y quelitis) y aspergillus (produce aspergillosis).

Candida albicans

Es el hongo que con mayor frecuencia produce enfermedad. Es un habitante normal de la cavidad bucal, el aparato digestivo y la vagina de muchas personas.

1. FORMA LOCALIZADA: En pliegues como ingles, axilas y regiones submamarias, manos y pies. En la boca: Paladar, lengua, labios y comisuras labiales. 2. FORMA DISEMINADA: Vulvovaginitis. Onixis o perionixis. Intertrigo (axilas, perianal, mamaria, espacios interdigitales) asociado a la obesidad. 3. FORMA SISTEMICA O INVASORA: Fungemía, endocarditis y endoftalmitis . Endocarditis en drogadictos, septicemia, infección generalizada.

En lo que respecta a las manifestaciones bucales tenemos la Candidiasis Bucal o Muguet. Esta presenta placas exudativas de color blanco cremoso, como cuajos en lengua, mucosa del paladar, siendo esta del tipo diseminado. (candidiasis pseudomembranosa) cuando estas se remueven dejan una superficie eritematosa, sangrante y dolorosa con hemorragia en algunos casos (candidiasis atrófica aguda o crónica). Ambas formas clínicas de la candidiasis son frecuentemente vista en paciente con infección HIV/SIDA, estomatitis subprotésica asociada a Candida albicans ;en los casos de prótesis mal adaptadas se manifiesta como placas eritematosas pudiendo ser este un factor de predisposición al igual que la reacción inflamatoria en la Queilosis de las comisuras de los labios.

Los síntomas de la candidiasis:

  • Candidiasis oral: Algunos de los síntomas generales de las aftas micóticas incluyen: sensación dolorosa de ardor en la boca o la garganta, alteración del gusto (especialmente con alimentos picantes o dulces) y dificultad para tragar. La candidiasis oral se manifiesta como manchas o parches de un color blanco o rojo-rosáceo en la lengua, en las encías, en las paredes laterales o superior de la boca y en la pared posterior de la garganta. Algunas veces, la candidiasis oral puede causar grietas, hendiduras y úlceras (queilitis angular) en los costados de la boca.
  • Candidiasis vaginal: El síntoma más evidente de una infección vaginal es la aparición de un flujo espeso y blanco, similar a un queso cottage. También, puede causar picazón y sensación de quemazón dentro o alrededor de la vagina; y enrojecimiento e hipersensibilidad de los labios mayores de la vagina. Las mujeres VIH positivas tienen más probabilidades que las VIH negativas, de padecer recurrencias de candidiasis vaginal.
  • Candidiasis esofágica: Éste es un tipo de candidiasis que aparece en la profundidad de la garganta y no siempre se ve a simple vista cuando se mira dentro de la boca. Puede causar dolor en el pecho, así como también, dolor y dificultad para tragar. La candidiasis esofágica es mucho más común en las personas VIH positivas con el sistema inmunológico debilitado.
  • Candidiasis hiperplásica crónica: Consiste en placas o pápulas blancas sobre un fondo eritematoso que contiene hifas en la capa paraqueratinizada del epitelio engrosado.
  • Queilitis angular: Fisuras bilaterales sintomáticas en la mucosa próxima a la comisura labial, que suelen acentuarse cuando se cierra la boca firmemente.
  • Glositis romboidal media: Placa eritematosa alargada y asintomática, de mucosa atrófica de la mucosa dorsal media de la lengua.
  • Candidiasis mucocutánea crónica: Trastorno en el cual se presenta candidiasis persistente y refractaria en mucosas, la piel y las uñas de los pacientes afectados.

ASPERGILLUS

El Aspergillus es un hongo filamentoso compuesto de cadenas de células, llamadas hifas, el tipo de hongos opuesto a las levaduras, que se componen de una sola célula redonda. La prueba cutánea detecta la hipersensibilidad al Aspergillus.

Esta prueba determina si la persona estuvo expuesta al hongo del género Aspergillus. Se inyecta el antígeno de Aspergillus bajo la piel con una aguja. Después de 48 a 72 horas, el sitio de la inyección se evalúa por un médico. La reacción positiva, la cual se manifiesta por inflamación del sitio de la prueba, indica que la persona estuvo expuesta al hongo Aspergillus y que está a riesgo de manifestar aspergilosis.

La histopatología de esta enfermedad se caracteriza por una presencia de microorganismos principalmente en el centro de un área de necrosis y exudado, que está rodeada por una reacción granulomatosa típica con infiltrados densos de histiocitos, linfocitos y células plasmáticas. La presencia del hongo se aprecia gracias a la tinción PAS.

La aspergilosis invasora afecta de manera casi exclusiva a pacientes inmunodeprimidos. Los hongos se localizan de manera preferente en los pulmones donde provocan neumonía necrosante.

Los aspergilomas (son bolas de hongos en la región oral, casi todos los casos afectan a la parte anterior del paladar, a la espina, a las fosas nasales y a los senos maxilares) se producen cuando el microorganismo coloniza cavidades pulmonares preexistentes.

Bibliografía

1. Patología Humana. Kumar, Contran, Robbins. Ed. Elservier. 7° edición. 2004 ISBN 84-8174-666-5.

2. Patología Humana Kumar, Abbas, Fausto, Mitchell. Ed Elsevier 8º edición 2008. ISBN 978-84-8086-332-2.

3. Patología oral y maxilofacial contemporánea. J. Philip Sapp. Ed. Elservier. 2° edición. 2004 ISBN 84-8174-789-0.

4. Anatomía y Fisiología. Gary A. Thibodeau, Kevin T. Patton. Ed. Elservier. 4° edición. 2002 ISBN 84-8174-449-2.

5. Medicina bucal. Enfermedades mucocutáneas y de las glándulas salivales. Ambrosio Bermejo Fenoll. Ed. Síntesis. 1o edición. 2000 ISBN 84-7738-557-2.

6. http://www.odontologia-online.com/casos/part/AL/AL08/al08.html

7. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000880.htm

8-http://www.cun.es/areadesalud/tu-perfil/infancia/paperas-parotiditis/