Caso 30

De misapuntes
Revisión del 09:15 25 mar 2022 de Emoro (Discusión | contribuciones) (Cuestionario)

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar

Clínica

Varón de 51 años de edad que presenta un nódulo o masa en el cuello de forma ovalada, movible y aparece justo por debajo de la piel entre el músculo esternocleidomastoideo y la faringe.

La mayoría de los quistes branquiales cursan sin sintomatología, es decir, no suelen ser dolorosos ni tienden a interrumpir la movilidad del cuello ni la deglución. Ocasionalmente se pueden infectar, especialmente si persiste una fístula. La masa es esférica, alargada y móvil en la cara lateral del cuello, justo por debajo de la mandíbula, en cualquier punto a lo largo del músculo esternocleidomastoideo, más comunmente entre el tercio medio y el tercio inferior del músculo.

En los casos que aparezca una fístula, se ven pequeños hoyuelos o depresiones en la piel en cualquier lado del cuello o justo debajo de la clavícula con líquido que puede drenar del hoyuelo.


Estudios de imagen

Los estudios complementarios que ayudan a definir el diagnóstico de quiste branquial son la ecografía cervical, tomografía computada de cuello con contraste y, eventualmente, una resonancia magnética nuclear de cuello. También puede ser útil realizar una punción con aguja fina para evacuar temporalmente el contenido y estudiarlo.

Anatomía Patológica

Producto de anormalidades de cierre y reabsorción de cualquiera de los cuatro arcos y hendiduras branquiales primitivos, son responsables del desarrollo de masas, quistes y senos.

Los senos branquiales aparecen como aperturas cutáneas en el ángulo de la mandíbula (primera hendidura branquial) o a lo largo del borde anterior del músculo esternocleidomastoídeo (segunda hendidura branquial). Este último es el más frecuente y habitualmente drena saliva.

Los quistes branquiales aparecen en las mismas localizaciones de los senos y a veces son difíciles de diferenciar de adenopatías o de otras masas cervicales, sobre todo si están infectados. Los quistes de la primera hendidura son infrecuentes.

Los remanentes de arcos branquiales son pequeñas masas cartilaginosas subcutáneas localizadas a lo largo del borde anterior del músculo esternocleidomastoídeo o en frente de la oreja.

Los senos branquiales son restos abiertos hacia el exterior, en tanto que los quistes se desarrollan si los senos están cerrados en su extremo externo. Las anomalías de la primera hendidura branquial comunican con el conducto auditivo externo y están en íntimo contacto con el recorrido del nervio facial. Los quistes y senos de la segunda hendidura branquial comunican con la fosa amigdalina pasando a través de la bifurcación de la arteria carótida, y exteriorizándose a lo largo del borde anterior del músculo esternocleidomastoídeo. De esa manera, las infecciones son producto de gérmenes que penetran por el conducto auditivo externo o son llevados por la saliva al quiste desde la faringe.

Cuestionario

  • ¿Qué complicaciones se pueden producir en un quiste braquial?.
  • Describa la patogenia de este tipo de quistes y sobre qué localización se encuentran.

Referencias

  1. Es.Wikipedia: Quiste braquial.
  2. Lesiones cervicales en el niño Manual de Cabeza y Cuello. Universidad Católica de Chile.
  3. MEDINA VEGA, L.D., MARQUEZ RANCANO, E., CONCEPCION GUZMAN, J. et al. Correlación clínico-citohistológica de los quistes congénitos cervicales. Rev Esp Cirug Oral y Maxilofac 2004, 26(1):22-28
  4. Neil McPhail and Robert A. Mustard. Branchial Cleft Anomalies A Review of 87 Cases Treated at the Toronto General Hospital. Can Med Assoc J. 1966 January 22; 94(4): 174–179
  5. N. H. Rickles and J. W. Little. The histogenesis of the branchial cyst. Am J Pathol. 1967 March; 50(3): 533–547
  6. N. H. Rickles and J. W. Little. The histogenesis of the branchial cyst. II. A study of the lining epithelium. Am J Pathol. 1967 May; 50(5): 765–777
  7. J Crocker and R Jenkins. An immunohistochemical study of branchial cysts. J Clin Pathol. 1985 July; 38(7): 784–790