Tumores de la piel: Carcinoma de celulas basales, Carcinoma epidermoide invasor

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Tumores de la piel: Carcinoma de células basales, Carcinoma epidermoide invasor

A continuación se dividen los tumores de la piel en tumores de la dermis y en tumores epidérmicos malignos y premalignos.

Dentro de los tumores de la dermis se describen el histiocitoma fibroso benigno también conocido por dermatofibroma, y el dermatofibrosarcoma protuberante denominado también dermatofibrosarcoma protuberans. No obstante, los tumores epidérmicos malignos y premalignos que se encuandran dentro de esta clasificación son: queratosis actínica, carcinoma escamoso, carcinoma basocelular y el carcinoma de células de Merkel.

TUMORES DE LA DERMIS

La dermis está compuesta por una variedad de elementos celulares diferentes, que comprenden músculos,pericitos, fibroblastos, tejido neural y endotelio. Todos estos componentes pueden dar lugar a neoplasia en el interior de la piel, pero muchos de estos tumores se originan también de los tejidos blandos y viceras ( p.ej., leiormiosarcoma) o se dan como parte de un síndrome que afecta de modo principal a otro órgano y sistema ( p. ej., como en los neurofibromas cutáneos en la neurofibromatosis). En esta sección, por consiguiente, consideramos sólo las neoplasias dérmicas representativas que se originan principalmente en la piel, tienen caracetrísticas únicas en la piel o no se han presentado en otros capítulos.

HISTIOCITOMA FIBROSO BENIGNO (DERMATOFIBROMA)

El histiocitoma fibroso benigno hace refeencia a una familia heterogénea de neplasia dérmicas benignas morfológica e histogenéticamente relacionadas de fibroblastos e histiocito. Estos tumores suelen observarse en adultos y con frecuencia se dan en las piernas de mujeres jóvenes o de mediana edad. Su conducta biológica es indolente y no deben confundirse con el histiocitoma fibroso maligno no relacionado, que se origina de novo en la piel y en sitios extracutáneos, y que con frecuencia tiene un curso clínico agresivo.

En la inspección macroscópica estas neoplasias son pápulas firmes, de color tostado a pardo. Las lesiones son asintomáticas o dolorosas y su tamaño puede aumentar y disminuir ligeramente con el tiempo. Aunque la mayoria de las lesiones tienen menos de 1 cm de diámetro, las lesiones que crecen de modo activo pueden alcanzar varios centímetros de diámetro; con el tiempo se vuelven con frecuencia aplanadas. La tendencia de los histiocitomas fibrosos a formar depresiones con la comprension lateral sirve de ayuda para distinguirlos de los melanomas nodurales, que sobresalen cuendo se manipulas de modo similar.

Anatomía Patológica

La forma más frecuente de histiocitoma fibroso recibe la denominación de dermatofibroma. Estos tumores se hallan formados por fibroblastos fusiformes benignos dispuesto en una masa no encapsula, bien definida, en el interior de la dermis media. Con frecuencai se observa la extensión de estas células al interior de la grasa subcutánea. La mayoría de los casos demuestra una forma peculiar hiperplasía en la epidermis de revestimiento, caracterizada por una elongación hacia abajo de las crestas interpapilares hiperpigmentadas (patrón "en dedos sucios"). Aunquer pueden observarse histiocitos espumosos (macrófagos) en los dermatofibromas, por logeneral no son notorios, pero cierta variantes se hallan compuestas prodominantemente de estos histiocitos, se pueden encontrar variantes que contienen numerosos vasos sanguineos y depósitos de hemosiderina.

La histogénesis de los histiocitomas fibrosos sigue siendo un misterio. Muchos casos tienen una historia de traumatismos previo, lo que sugiere una respuesta anormal a la lesión e inflamación, quizás análoga a la sedimentación de mayores cantidades de colágeno alterado en una cicatriz hipertrófica o queloide. Muchas de las células que forman los dermatofibromas expresan el factor XIIIa de la coagulación. Parece que estos tumores frecuentes, y sin embargo curiosos, se hallan compuestos parcialmente de dendrocitos dérmicos positivos al factor XIIIa, descritos como constituyentes dérmicos normales.

DERMATOFIBROSARCOMA PROTUBERANTE (PROTUBERANS)

Se considera que el dermatofibrosarcoma pretuberante es un fibrosarcoma primario bien deferenciado de la piel. Estos tumores son de crecimiento lento y, aunque locamente agresivos, rara vez metastatizan. Clínicamente son unos nódulos sólidos firmes que se originan más frecuentemente en el tronco. Con frecuencia se desarrollan como tumores "protuberantes" agregados en el interior de una placa firme (indurada) que puede ulcerarse.

Anatomía Patológica

En el examen microscópica, estas neoplasias son celulares, compuestas por fibroblastos dispuestos radialmente, lo que recuerda alas aspas de los molinillos, patrón que recibe la denominación de estoriforme. Suele haber mitosis pero no son tan numerosas como en el fibrosarcoma moderadamente o mal diferenciado. En contraste con la del dermatofibroma, la epidermis de revestimiento suele estrar adelgazada . Con frecuencia hay una extensión profunda desde la dermis hasta la grsa subcutánea, produciendo un patrón "en panal" característico, lo que obstaculiza la extirpación quirúgica completa.

TUMORES BENIGNOS EPIDERMICOS

QUERATOSIS SEBORREICA

Es el tumor benigno ]más frecuente y se da más a partir de los 30 años y en hombres. No provoca ninguna sintomatología y aparece en cualquier parte del cuerpo. Se trata de una lesión numular bien delimitada que contiene tapones superficiales llenos de queratina oscura, constituida histológicamente por la proliferación de células basaloides con formación de prominentes quistes córneos rellenos de ratina.. Macroscópicamente es como una verruga pigmentada (bastante negra). A veces está tan pigmentado que nos puede confundir con un melanoma, pero la presencia de orificios a modo de poros pequeños, redondos e impactados de queratina nos permite el diagnóstico diferencial con la lesión maligna. El tratamiento es la extirpación quirúrgica

ACROCORDÓN

Es como un pequeño pólipo de color carne y blando. Puede ser único o múltiple de tamaño variable. Suele ser más frecuente en mujeres pero en general se da en cualquier sexo y edad. Se asocia con la obesidad porque son lesiones que aparecen en las zonas de roce, generalmente se localiza en cuello o áreas intertriginosas. AP: epidermis adelgazada. El tratamiento es quirúrgico.

QUISTE EPIDÉRMICO

Son lesiones benignas elevadas en forma de cúpula cubiertas por una capa piel normal. Lo que sucede es que la epidermis se introduce y termina quedando una zona de epidermis con queratina en el interior de la dermis que va creciendo y produce el bulto. Se trata de una bolsa quística epitelial intradérmica que contiene queratina, sebo, bacterias, por lo que presenta un mal olor característico. Es frecuente en adultos jóvenes que presenta acné. Por lo general es único y puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, fundamentalmente en cara, cuello, tronco, escroto...

QUERATOACANTOMA

El Queratoacantoma es un nódulo cupuliforme con tapón central de queratina. Se da en zonas del cuerpo expuestas al sol y sobre todo en personas mayores, sobre todo, mayores de 50 años. Se asemeja al carcinoma epidermoide y se caracteriza porque es de crecimiento rápido y desaparece espontáneamente en meses. Presente un tratamiento quirúrgico y debe realizarse un estudio histopatológico.

CUERNO EPIDÉRMICO

Presentan aspecto de cuerno de animal. Presentan una cubierta de queratina. Suelen ser únicos, solitarios y aparecen en zonas fotoexpuestas (cara, dorso de mano) También aparecen más en personas mayores. Y es inespecífico es decir que se puede dar en procesos benignos como una verruga vírica, o en malignos como un carcinoma. El tratamiento es quirúrgico.

TUMORES BENIGNOS AXIALES

PILOMATRIXIOMA

Es un tumor benigno que deriva del pelo y son nódulos subcutáneos muy duros y asintomáticos.Se encuentran en cabeza y extremidades superiores y son frecuentes en niños. Tratamiento: quirúrgico.

NEVUS SEBÁCEOS

Tumor congénito de las glándulas sebáceas. Aparecen en el cuero cabelludo, cara y cuello. producen clínicamente alopecia en la zona donde aparecen y se caracterizan por tener un color amarillento. Tratamiento: quirúrgico dependiendo del desarrollo

HIPERPLASIA SEBÁCEA

Es bastante frecuente. Sobre todo en gente con piel grasa. Es un aumento del número de glándulas sebáceas dando lugar a puntitos amarillentos en la piel. Suele darse en la nariz y en adultos. Tratamiento: electrocoagulación estéticamente.

TUMORES EPIDÉRMICOS PREMALIGNOS Y MALIGNOS

QUERATOSIS ACTÍNICA

Antes del desarrollo de un tumor maligno manifiesto de la epidermis se producen una serie de cambios progresivamente displasicos, fenómeno análogo a la atipia que procede del carcinoma de la mucosa escarnosa del cuello uterino. Dado que esta displasia suele ser el resultado de una exposición crónica a la luz solar y se asocia con una formación excesiva de queratina, estas lesiones reciben la denominación de queratosis actínicas. Como sería de esperar, se dan con una incidencia particularmente elevada en los individuos de pigmentación clara. La exposición a la radiación ionizante, hidrocarburos y arsenicales pueden inducir lesiones similares.

Las queratosis actínicas suelen tener un diámetro inferior a 1 cm; tienen un color de tostado a pardo o el color de la piel y muestran una consistencia rugosa, parecida al papel de lija. Algunas lesiones pueden producir tanta queratina que se desarrolla un "cuerno cutáneo". Tales cuernos pueden volverse tan prominentes que se asemejas en realidad a los cuernos de los animales. Los sitios de la piel comúnmente expuestos al sol (cara, brazos, dorso de las manos) son los afectados con mayor frecuencia. En los labios se pueden desarrollar lesiones similares ( demonimadas queilitis actínicas).

Anatomía Patológica

Se observa atpia citológica en las capas más bajas de la epidermis y pueden asociarse con hiperplasia de las células basales u, otra posibilidad, con una atrofia temprana que da lugar a un adelgazamiento difuso de la superficie epidérmica de la lesión. Las células basales atipicas suelen tener evidencia de disqueratosis, con un citoplasma rosa o rojizo. Hay también puentes intercelulares, en contraste con el carcinoma basocelular, en el que el citoplasma suele ser basófilo y las células carecen de puentes intercelulares identificables por microscopia óptica. La dermis contiene fibras elásticas engrosadas de color azul-gris (elastosis),consecuencia probable de una síntesis anormal de fibras elásticas de la dermis por los fibroblastos dañados por el sol. El estrato córneo está engrosado y a diferencia de la piel normal, los núcleos de las células de esta capa están conservados con fresuencia (patrón denominado paraqueratosis).

CARCINOMA ESCAMOCELULAR O CARCINOMA EPIDERMOIDE INVASOR

Epidemiología

El carcinoma epidermoide invasor, o también llamado carcinoma escamoso, es un tumor de la piel muy frecuente que aparece sobretodo en personas de edad avanzada que habitan en zonas cálidas y soleadas. Por lo general, este tumor tiene mayor incidencia en hombres que en mujeres, en raza blanca que negra. Su localización más frecuente son la cabeza y las extremidades.

Etiología

Además de la exposición directa a la luz solar existen otros factores de riesgo tales como carcinógenos industriales (alquitrán, aceites), úlceras crónicas, cicatrices de quemaduras antiguas, ingestión de arsénicos o la radiación ionizante. Los individuos inmunodeprimidos como consecuencia de quimioterapia o de trasplante de órganos, o aquellos que padecen xeroderma pigmentoso tienen mayor riesgo de desarrollar carcinoma escamoso.

Patogenia

Como hemos explicado, la causa más frecuente del carcinoma epidermoide es la exposición a la luz ultravioleta de los rayos del sol. La luz solar tiene efectos biológicos directos sobre las células, como la capacidad de dañar el DNA por la formación de dímeros de pirimidina; esto se repararía por la vía de reparación de escisión de nucleótidos, pero ésta podría estar desbordada debido a la extensa exposición y conllevaría a la formación de cáncer en la piel. Además de esta inducción directa de mutaciones (sobretodo del gen p53, y activadoras del RAS), la luz ultravioleta altera la presentación de antígenos por parte de las células de Langerhans, lo cual puede tener un efecto inmunodepresor transitorio sobre la piel, que disminuye la vigilancia inmunitaria y conlleva a la producción de tumores.

Clínica

Los carcinomas escamosos aparecen como placas escamosas rojizas bien definidas. Las lesiones invasoras más avanzadas son nodulares y muestran una descamación variable e incluso pueden formar úlceras.

Los carcinomas epidermoides invasores de la piel pueden ser muy pequeños, pero por lo general resecables, y menos de un 5% dan lugar a metástasis en los ganglios linfáticos vecinos en el momento del diagnóstico.

La capacidad de metástasis es directamente proporcional al grosor de la lesión y el grado de invasión, además los tumores que aparecen en las mucosas (genital, bucal, anal) suelen ser mucho más agresivos.

Los tumores que aparecen a consecuencia de cicatrices de quemaduras y úlceras son muy poco predecibles; y los menos agresivos son los que aparecen en contextos de queratosis actínica.

Tratamiento

En la mayoría de las ocasiones el tratamiento es quirúrgico (escisión, electrodesecación, criocirugía, láser, …).

También se utilizan radioterapia y quimioterapia; y en casos en los que no se puedan realizar ninguna de las intervenciones anteriores se podría administrar interferón.

El carcinoma escamoso es elsegundo tumor más frecuente con origen en los sitios expuestos al sol en las personas de edad avanzada, superado solamente por el carcinoma basocelular. Con la excepción de lesiones en la parte inferior de las piernas, estos tumores tienen una mayor incidencia en los hombres que en las mujeres. La exposición a la luz solar es el principal factor predisponente; otros son, por ejemplo, los carcinógenos industriales alquitranes y aceites, úlceras crónicas y osteomielitis supurativa, cicatrices antiguas de quemaduras, ingestión de arsenicales, radiaciones ionizante, y ( en la cavidad oral) el tabaco y mascar la nuez de betel.

La causa exógena aceptada más comúnmente del carcinoma escamoso es la exposición a la luz UV, con el posterior daño en DNA. Los individuos inmunosuprimidos como consecuencia de quimioterapia o de trasplante de órganos, o que tienen xeroderma pigmentoso, presentan un mayor riesgo de padecer neoplasias. Una considerable proporción de éstas son carcinomas escamosos. La luz solar, además de su efecto sobre el DNA, parece tener también un efecto inmunosupresor directo y al menos, transitorio sobre la piel al afectar a la función de vigilancia normal de las células de Langerhans presentadoras de antigenos de la epidermis. Se han detectado secuencias de DNA de ciertos virus( p. ej., papilomavirus humano (HPV) del tipo 36) en precursores potenciales de carcinoma escamoso, lo que sugiere un papel de estos agentes en la evolución de algunas pero no todas las neoplasias epiteliales cutáneas. Por último, parece que ciertos agentes químicos tienen efectos mutagénicos directos al producir aductos de DNA con la posterior activación de oncogenes.

Anatomía Patológica

El carcinoma epidermoide invasor se caracteriza por la aparición de células atípicas en todas las capas de la epidermis, amontonadas y con los núcleos desorganizados. Esta displasia ocupa todo el grosor de la piel y se hace invasora cuando las células mutadas se abren paso a través de la membrana basal. La morfología de estos tumores es ampliamente variable, y pueden aparecer desde tumores formados por células escamosas atípicas dispuestas en zonas de gran queratinización, hasta neoplasias formadas por células redondas anaplásicas con focos de necrosis; pero estas lesiones se caracterizan sobre todo por hiperqueratosis con paraqueratosis y proliferación irregular del estrato espinoso de la epidermis, que se dispone formando cordones que invaden la dermis.

Los carcinomas escamosos que no han invadido la membrana basal de la unión dermoepidérmica ( denominado carcinoma in situ) se muestran como placas escamosas muy bien definidas de color rojo. Las lesiones invasivas más avanzadas son nodulares, muestran una producción variable de queratina clínicamente apreciable como hiperqueratosis, y pueden producir ulceración. Las lesiones bien diferenciadas pueden ser indistinguibles del queratoacantoma. Cuando se afecta la cavidad oral puede observarse una zona de engrosamiento blanco, aspecto causado por una variedad de trastornos denominados clícamente leucoplasia.

A diferencia de las queratosis actinicas, el carcinoma escamoso in situ se caracteriza por células con núcleos atípicos( con aumento de volumen e hipercromáticos) en todos los niveles de la epidermis. Cuando estas células se rompen a través de una membrana basal, el proceso de vuelto invasivo. El carcinoma escamoso invasor exhibe una deferenciación variable, que va de tumores formado por células escamosos poligonales, dispuestas en lóbulos ordenados y que exhiben numerosas zonas grandes de queratinización abortiva de células únicas (disqueratosis). Estos últimos tumores pueden estar tan mal diferenciados que pueden precisarse la microscopia electrónica para la detección de sitios de unión intercelular de los queratinocitos (desmosornas) o reacción de tejido con anticuerpos a la queratina o antigenos asociados al amembrana para establecer de modo definitivo el linaje celular.

Los carcinomas escamosos infliltrantes suelen descubrirse cuando son pequeños y estirpables; menos del 5% tiene metástasis en los galnglios regionales, y estas lesiones invaden por lo general muy profundamente.

CARCINOMA BASOCELULAR

Pese a tratarse de un tumor maligno, metastatiza excepcionalmente (Infiltra pero NO metastatiza). Esto hace que también se le denomine “epitelioma basocelular o basalioma (o epitelioma basocelular)”, haciendo referencia a su carácter “más benigno” en relación con otros cánceres cutáneos donde las metástasis sí son frecuentes, como ocurre con el carcinoma epidermoide y con el melanoma. Es un tumor frecuente y de crecimiento lento. Por lo general, aparecen en personas de piel clara y en zonas de exposición a la luz o a radiaciones ionizantes, principalmente en la cara, cuello y dorso de las manos. En pacientes inmunodeprimidos o con alteraciones hereditarias de la reparación del ADN, la incidencia de este tipo de cáncer es mayor. Son más frecuentes en ancianos y no son raras las lesiones múltiples. Además de estos factores de riesgo, hay que añadir la ingestión de arsénico de manera crónica y el tratamiento previo con radioterapia.

En líneas generales, se manifiestan como pápulas perladas que habitualmente tienen vasos sanguíneos subepidérmicos prominentes y dilatados (teleangiectasias) en los bordes. A veces adquieren una pigmentación oscura debido a la presencia de melanina. Cuando la lesión avanza puede ulcerarse y extenderse hasta senos óseos o faciales, de modo que también han sido denominados “úlceras roedoras” (ulcus rodens). Esta última forma se ve como nódulos negruzcos o placas endurecidas con ulceración central. Una variedad de carcinoma de células basales se manifiesta como una placa eritematosa, a veces pigmentada, que puede parecerse al melanoma maligno, pero si se observa detalladamente se ve que hay unas pápulas perladas en la periferia de la placa.

Hay tres tipos de carcinoma basocelular: el carcinoma basocelular nodular, el de tipo morfea y el superficial, y cada uno de ellos tiene sus características propias.

El carcinoma basocelular nodular es el más frecuente. Aparece en personas mayores de 50 años, en zonas expuestas a la luz como la cara y la frente, y es raro en otras localizaciones. Aparece como un nódulo firme con relieve, de color gris perlado, a veces con una ulceración central. Puede tener también teleangiectasias. Está formado por células pequeñas y oscuras, que suelen disponerse en empalizada. Cuando son de gran tamaño suelen presentar cambios quísticos. Sus bordes están muy bien delimitados.

El carcinoma basocelular de tipo morfea se presenta como una placa blanquecina o amarillenta, plana y engrosada y puede tener zonas con ulceración. Sus bordes no están bien delimitados.

El carcinoma basocelular superficial aparece como una placa plana y eritematosa de borde irregular. Puede afectar a cabeza y tronco. En ocasiones hay zonas sobreelevadas.

Anatomía Patológica

Los carcinomas basocelulares son tumores frecuentes de crecimiento lento que rara vez proce metástasis. Tienen tandencia a darse por sitios sometidos a exposición crónica a la luz solar y en personas con pigmentación clara. Al igual que con el carcinoma escamoso, la incidencia del carcinoma basocelular se eleva de modo acusado con la inmunosupresión y en pacientes con defectos hereditarios en la reapación del DNA( p. eje.;xeroderma pigmentoso).

Estos tumores se manifiestan clínicamente como pápulas perladas que con frecuencia contienen vasos sanguíneos subepidérmicos prominentes y dilatados ( telangiectasias ). Algunos tumores contienen melanina y, por ello, tienen un aspecto similar a los nevus melanocíticos o a los melanomas. Las lesiones avanzadas pueden ulcerarse y puede producirse una externa invasión local de los senos óseos o faciales después de muchos años de abandono o en tumores inusualmente agresivos, lo que explica la antigua determinación de úlceras roedoras ( ulcus rodens ). Una variedad frecuente e importante, el carcinoma basocelular superficial, se manifiesta como una placa eritematosa, ocasionalmente pigmentada, que puede parecerse a las formas tempranas del melanoma maligno. Una inspección cuidadosa suele poner de manifiesto unas pápulas perladas características en la periferia de la placa.

En el examen histológico, las células tumorales se asemejas a las de la capa de células basales normales de la epidermis. Se originan de la epidermis o del epitelio folicular y no se dan en las superficies mucosas. Se observan dos patrones: crecimiesntos multifocales que se originan en la epidermis y que y que se extienden sobre varios centímetros cuadrados o más de superficie cutánea ( tipo superficial multifocal ) y lesiones nodulares que crecen hacia la prufundidad de la dermis como cordones o islotes de células variablemente basofílicas con núcleo hipercromáticos, incluidas en una matriz minuciosa y con frecuencia rodeada por muchos fibroblastosy linfocitos. Las células que formam la periferia de los islotes celulares del tumor tienden a disponerse radialmente, con los ejes longitudinales en alineación aproximadamente en paralelo ( empalizada). La estroma se retrae de los nidos de los tumores epiteliales, creando hendiduras o artefactos de separación que ayudan a la diferenciación de los carcinomas basocelulares de ciertos tumores de los ápendices caracterizados por proliferación de células basaloides ( p. eje.; tricoepitelioma).

Visto al microscopio se observan células parecidas a las células basales normales propias de la epidermis: células pequeñas, basófilas, con núcleos ovalados y con poco citoplasma. Estas se originan d la epidermis o del epitelio folicular. Pueden seguir dos tipos de crecimiento:

  • Crecimientos multifocales, que se originan en la epidermis y se extienden varios centímetros.
  • Lesiones nodulares que crecen hacia la dermis como cordones o islotes. Estas células son basofílicas con núcleos hipercromáticos, y se localizan dentro de una matriz mucinosa, muchas veces rodeadas de fibroblastos y linfocitos.

El número de mitosis es muy variable. Puede haber queratinización y degeneración de las células dentro de los cordones. La periferia del tumor está constituida por islotes de células que se disponen de forma radial. El estroma se retrae creando hendiduras o separaciones, que permiten diferenciarlos de otros tumores.

La extirpación quirúrgica completa suele ser curativa. Algunos casos pueden volver a aparecer, especialmente en los tipos morfea y superficial. Si no se cuidan estos tumores, pueden provocar una destrucción de partes blandas y, a veces, de los huesos de la cara. También se pueden tratar con curetaje y electrocoagulación, criocirugía, radioterapia, agentes citotóxicos tópicos y láser.

Síndrome del nevus de células basales: Este síndrome infrecuente con herencia dominante se asocia con el desarrollo de numerosos carcinomas basocelulares al principio de la vida y con anomalías del hueso, sistema nervioso, ojos y órganos reproductivos.

CARCINOMA DE CÉLULAS DE MERKEL

Esta infrecuente neoplasia deriva de la célula de Merkel de la epider, infrecuente y funcionalmente oscura, célula dreivada de la cresta neural putativamente importante de la sensación táctil en animales inferiores. Las lesiones pueden manifestarse clínicamente como nóduos ulcerados y asemejarse así al carcinoma basocelular erosionado o a las formas relativamente no pigmentadas (amelanóticas) del melanoma maligno Estos tumores son capaces de producir metástasis y son petencialmente letales. Están compuestos de células malignas pequeñas y redondas que contienen gránulos citoplásmicos de tipo neurosecretor. Estas células tumorales comparten también algunas características con las células epiteliales, expresando un tipo de queratina ( citoqueratina 20 ) en el interior de su citoplasma. Los anatomopatólogos deben conocer este tumor cutáneo primario infrecuente, ya que pueden parecerse muy estrechaente al carcinoma de células pequeñas metastásico del pulmón o a ciertos linfomas que se diseminan en la dermis.

Bibliografía

  1. Robbins y Cotran. Patología estructural y funcional. 7ª Edición. V. Kumar, A. K. Abbas, N. Fausto. Editorial Elsevier
  2. Cáncer de piel. Disponible en: “Carcinoma epidermoide”.
  3. E.J. Pardo. Anatomía patológica. Harcourt.
  4. Alan Stevens, James Lowe. Anatomía patológica. Harcourt. 2ª edición.
  5. Fisterra.com: Guía Carcinoma Basocelular