Sindromes Paraneoplasicos

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Los Síndromes Paraneoplásicos son conjuntos de síntomas que afectan a los pacientes con cáncer (neoplasia maligna) y que no pueden ser explicados por el efecto del tumor local, por el de las metástasis ni por la elaboración de hormonas propias del tejido del que procede el tumor. Éstos síndromes pueden ser el primer signo de malignidad, y ser muy importantes para el diagnóstico de algunos cánceres.

Los mecanismos involucrados incluyen:

  • Proteínas o péptidos de origen tumoral biologicamente activos
  • Autoinmunidad o complejos inmunes
  • Producción de receptores ectópicos
  • Liberación de enzimas anormales y Criptógeno.

Su importancia clínica radica, en que pueden constituir el primer signo de enfermedad, por lo que son de utilidad en el diagnóstico precoz de determinados carcinomas (ej. la polimiositis o el desarrollo de síndrome nefrótico en individuos mayores de cincuenta años) e incluso pueden ser utilizados como marcadores de progresión tumoral. Generalmente regresan con el tratamiento del tumor, aunque en ocasiones su evolución corre independiente a la de éste, como ocurre en ciertos síndromes neurológicos como la regeneración cerebelosa subaguda.

Los síndromes paraneoplásicos mas frecuentes son:

  • Endocrinopatías: con capacidad de secretar hormonas ectópicas. Por ejemplo, el Síndrome de Cushing.
  • Hipercalcemia: la hipercalcemia de debe tanto a la producción de sustancias con efecto hipercalcémico por el tumor, como a la osteólisis inducida por el cáncer.
  • Hipoglucemia: con capacidad de secretar insulina o sustancias similares a la insulina.
  • Miastenia grave: con capacidad de secretar anticuerpos auto-inmunes que reconocen al receptor de acetilcolina, impidiendo la estimulación del músculo provocando debilidad muscular.
  • Trombosis venosas: productos tumorales que activan la cascada de la coagulación provocando un aumento de trombos en el sistema circulatorio.

Referencias

  • Robbins, Stanley L. (2008). «6», Robbins patologiía humana, 8º edición, Elsevier, pp. 225.