Queratosis seborreica

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Queratosis seborreica

Estos tumores epidérmicos frecuentes suelen surgir en individuos de edad media o avanzada. Se originan de modo espontaneo y pueden ser particularmente numerosos en el tronco, aunque también pueden hallarse afectadas las extremidades, cabeza, o cuello. En los individuos de color, las lesiones pequeñas múltiples en la cara reciben la denominación de dermatosis papulosa nigra. Las queratosis seborreicas tienen unos rasgos clínicos característicos. Se muestran como placas redondas, planas, numulares y áreas que varían en diámetro desde milímetros a varios centímetros. Tienen un color uniformemente de pardo a marrón oscuro y, por lo general, muestran una superficie aterciopelada a granular. Las lesiones pueden dar la impresión de que están "pegadas" y pueden ser fácilmente despegadas. La inspección con una lupa suele poner de manifiesto unos orificios a modo de poros pequeños, redondos e impactados de queratina, rasgo de utilidad para diferenciar estas lesiones pigmentadas de los melanomas.

En el estudio histológico estas neoplasias son exofíticas y se hallan demarcadas de modo nítido de la epidermis adyacente. Están compuestas de sabanas de células pequeñas que se asemejan mucho a las células basales de la epidermis normal. En el interior de estas células basaloides hay una pigmentación variable de melanina, que explica la coloración parda clínicamente. En la superficie se origina una producción exuberante de queratina (hiperqueratosis) y son rasgos característicos unos pequeños quistes llenos de queratina (quistes córneos) e invaginaciones de queratina en el interior de la masa tumoral (quistes por invaginación). Es interesante señalar que cuando la queratosis seborreica se vuelve irritada e inflamada, sufre una diferenciación escamosa y se caracteriza por focos de células escamosas "en espiral" que se asemejan a corrientes en remolino en un arroyo.

Estamos a la espera de una explicación biológica de este fenómeno fascinante. Cuando la queratosis seborreica afecta al epitelio de los folículos pilosos, puede crecer de modo endofítico (hacia el interior), y generalmente muestra también los efectos de inflamación; tales lesiones reciben la denominación de queratosis folicular invertida. La queratosis seborreica puede producirse de modo explosivo en un gran número, como parte de un síndrome paraneoplásico (signo de Leser-Trélat). Se cree que el factor-alfa de crecimiento transformante (TGF-alfa) producido por células tumorales contribuye al desarrollo de tales lesiones.