Neoplasias Definiciones

De MisApuntes
This revision has been recently reviewed from this computer!
1 reviews   
   Thank you for your review (★)   
star1-1star2-1star3-1star4-1star5-1
Saltar a: navegación, buscar

NEOPLASIAS. DEFINICIONES. NOMENCLATURA. CARACTERÍSTICAS

Contenido

INTRODUCCIÓN

Una neoplasia (llamada también tumor o cáncer) es una masa anormal de tejido, producida por la multiplicación descoordinada de algún tipo de células. Además, estos tumores, una vez originados, continúan creciendo aunque dejen de actuar las causas que los provocan.

La primera causa de muerte en España y en muchos países del mundo son las enfermedades cardiovasculares y detrás de éstas está el cáncer el cual no solo provoca una elevada mortalidad sino que además da lugar a más sufrimientos, tanto emocionales como físicos. Uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres se diagnosticarán de cáncer a lo largo de su vida.

Cada año la incidencia del cáncer aumenta en España, pero también disminuye su mortalidad, lo cual refleja los avances en el diagnóstico precoz y el tratamiento.

Neoplasia significa "neoformación" o "nuevo crecimiento", y se define como "una proliferación excesiva, incontrolada, autónoma e irreversible de células, con características morfológicas y funcionales que se alejan de sus precursoras". Para Willis tres son las características que definen una neoplasia: 1) Formar una masa anormal; 2) tener un crecimiento excesivo, incontrolado y autónomo y 3) persistir aún después de desaparecer la causa que lo desencadenó.

Tumor significa en patología "tumefacción" y en este sentido se utiliza como signo cardinal de la inflamación. Sin embargo, la costumbre ha ido identificando tumor y neoplasia, de tal manera que actualmente se usan con el mismo sentido. El término cáncer (del griego karkunos, "cangrejo") fue introducido por Hipócrates y se utiliza como sinónimo de tumor maligno. La ciencia que trata del estudio de los tumores se llama Oncología. La importancia del estudio de los tumores radica en el hecho de que una de cada tres personas padece un cáncer en algún momento de su vida y en aproximadamente el 50% de estas personas será la causa de su muerte.

Hoy en día se reconoce un origen multicausal en el cáncer (agentes físicos, químicos, biológicos, así como predisposiciones genéticas), responsables de la transformación celular neoplásica a nivel de su información genética.

Los tumores malignos son muchas enfermedades que juntas comparten una alteración de la regulación del crecimiento y no una sola enfermedad, por eso es tan difícil de hallar una cura. Algunas de estas neoplasias malignas no se pueden curar como el cáncer de páncreas que suele desembocar en la muerte mientras que otros como el linfoma de Hodgkin (Enfermedad de Hodgkin) que sí se pueden curar.

DEFINICIONES Tumor: Hace referencia a la proliferación. Tumor no es sinónimo de cáncer porque el tumor no tiene por qué ser maligno. Un tumor es el aumento de tamaño de una parte del tejido que obedece a una proliferación de las células. Neoplasia: "nuevo crecimiento". Alteración de la función de la célula y crecimiento de células alteradas. Cáncer: Crecimiento descontrolado de células que no han respondido a la apoptosis. Se diferencia del tumor sobre todo en que el cáncer es el crecimiento descontrolado. Displasia: Se considera el paso previo a una neoplasia. Son células que han tenido una alteración de su función. Es la alteración funcional de unas células previa a una neoplasia. Metaplasia: Cambio de una célula a otra, por ejemplo: cambio de células del estómago y esófago. Cambio del tipo de tejido, se transforma y cambia de función pero este se adapta y funciona perfectamente. Hiperplasia: Aumento del numero de células. Hipertrofia: Aumento del tamaño celular.

CONCEPTO DE NEOPLASIA

Las neoplasias son masas anormales de tejido que crecen de forma incontrolada, excesiva, autónoma e irreversible, superando a los tejidos normales en velocidad de crecimiento y que poseen rasgos funcionales y morfológicos diferentes a los de sus precursoras. Esta proliferación de células persiste incluso tras la desaparición del estímulo que la desencadenó.

Las tres características principales de los tumores son:

  1. Forman una masa anormal de células.
  2. Poseen un crecimiento independiente, excesivo y sin control.
  3. Tienen la capacidad de sobrevivir incluso después de desaparecer la causa que lo provocó.

En las neoplasias es muy importante que se pierdan las capacidades de respuesta a los controles normales del crecimiento ya que las células tumorales continúan proliferando de forma indiferente, en apariencia, a las influencias reguladoras que controlan el crecimiento normal de las células.

Los tumores no son totalmente independientes ya que dependen del huésped para nutrirse e irrigarse. Así podemos observar como células de tejidos normales compiten con las neoplasias por elementos porque estas últimas también necesitan satisfacer sus necesidades metabólicas.

Otros términos: Tumor, Cáncer (gr. karkunos= cangrejo). Neoplasia significa crecimiento nuevo; tumor es un hinchazón producido por una inflamación. La neoplasia suele inducir hinchazones, aunque actualmente tumor es igual a decir neoplasia. Oncología es el estudio de tumores o neoplasias. Cáncer es la denominación habitual de todos los tumores malignos.

La persistencia de tumores, incluso después de haber desaparecido el estimulo provocador, es el resultado de alteraciones genéticas hereditarias que se trasmiten a la progenie de las células tumorales. Estos cambios genéticos permiten una proliferación excesiva y no regulada que se hace autónoma (independiente del estímulo fisiológico de crecimiento), aunque los tumores siguen dependiendo generalmente del huésped para su nutrición y aporte sanguíneo.

Todas las células de nuestro cuerpo son susceptibles de proliferar de forma desordenada que lleve a la formación de una neoplasia. Las neoplasias de los tejidos mesénquimales se llaman sarcomas; los tejidos epitelalies carcinomas. Los teratomas son neoplasias del desarrollo, pueden ser benignos o malignos, y suelen darse en la notocorda; se caracterizan por ser desordenados pudiendo contener SNC, pelos, células de todo tipo. Los coristomas no son neoplasias y no están localizados, es decir, un tejido pancreático aparece en el hígado por un trastorno en el desarrollo, generalmente. También distinguimos los hamartomas (Malformación congénita de aspecto tumoral; no se trata de una neoplasia porque carecen de crecimiento autónomo. Crece en la misma proporción que los tejidos circundantes. Se compone de elementos de tejido que normalmente se encuentran en ese sitio, pero que están creciendo en una masa desorganizada. Se presentan en diferentes partes del cuerpo y son más a menudo asintomáticos y no son detectados a menos que se vean en una imagen tomada por otra razón).

Respecto al grado de diferenciación, hay varios grados. Aquí surge la anaplasia, que son neoplasias no diferenciadas. La rapidez de crecimiento también determina el grado de benignidad; mediante técnicas biológicas podemos saber con qué frecuencia proliferan estas células, o si están diferenciándose en ese momento, así si el núcleo capta colorante están en proliferación.

La oncología es la ciencia que estudia los tumores y esta misma ciencia los diferencia en neoplasias benignas o malignas según el comportamiento clínico que posean:

  • Los tumores benignos son aquellos cuyas características microscópicas y macroscópicas no son graves, es decir, el tumor se encuentra en una zona bien localizada y se puede curar mediante una extirpación quirúrgica puesto que no ha dado lugar a implantes secundarios. Pero en ocasiones este tipo de neoplasias no sólo provocan tumefacción sino también pueden dar lugar a enfermedades graves.

Características macroscópicas:

Dependiendo de la proporción de parénquima y estroma:

  • Si hay más estroma: Tumor con desmoplasia (tumor escirro).
  • Si hay más parénquima: Tumor blando, carnoso.
  • En cambio los tumores malignos son aquellos que se pueden infiltrar en estructuras adyacentes destruyéndolas o propagarse a lugares lejanos dando lugar a implantes secundarios (metástasis) y ocasionando así una muerte casi segura.

Es muy importante poder localizar un cáncer en su fase primaria ya que se podría tratar evitando así la muerte del paciente.

Todas las neoplasias poseen dos importantes componentes que son el parénquima (epitelio funcional de un órgano: formado por células transformadas o neoplásicas) y el estroma de sostén (formado por vasos sanguíneos y tejido conjuntivo que procede del huésped por lo que no es neoplásico). Dentro del estroma encontramos diferencias: algunos estromas son escasos en tejido conjuntivo lo que da lugar a una neoplasia blanda, en contraposición, podemos encontrar estromas ricos en tejido conjuntivo que dan al tumor con consistencia pétrea (son los tumores escirros). La desmoplasia (proceso de formación del tejido fibroso) es la formación de un estroma de colágeno abundante, estimulado por las células parenquimatosas.

El comportamiento biológico y el nombre que recibe cada neoplasia viene determinado por el parénquima mientras que la irrigación y el mantenimiento del crecimiento de las células parenquimatosas lo aporta el estroma.

NOMENCLATURA

TUMORES BENIGNOS

El nombre se forma al unir el sufijo -oma al tipo de células de las que procede la neoplasia.

Encontramos como ejemplo el fibroma que es un tumor benigno del tejido fibroso o el condroma que es un tumor benigno del tejido cartilaginoso.

En cambio en las neoplasias de tejidos epiteliales observamos una nomenclatura muy diferente y más complicada. Se pueden clasificar tanto según la función de sus células de origen como el patrón macroscópico y microscópico que posean. Por ejemplo:

  • Los adenomas son neoplasias epiteliales benignas que producen patrones glandulares o que derivan de glándulas.
  • Los papilomas son aquellas que se ven sobre cualquier superficie y son capaces de adoptar una imagen micro y macroscópicamente digitiforme (papiloma de colon).
  • Los pólipos son tumores que forman una estructura visible a simple vista al proyectarse sobre una superficie mucosa (pólipo intestinal).
  • Los cistoadenomas son masas huecas y quísticas que suelen ser típicas en el ovario.

TUMORES MALIGNOS (CÁNCERES)

La nomenclatura de estas neoplasias es muy similar a la de los tumores benignos pero incluye algunas adiciones y excepciones.

Un sarcoma es una neoplasia maligna que aparece tanto en tejidos mesenquimatosos como en derivados de éstos. Por ejemplo un cáncer en un tejido fibroso es un fibrosarcoma y un condrosarcoma es una neoplasia maligna formada por condrocitos. Los sarcomas se clasifican según el tipo de célula de la que proceden, es decir, según su histogenia.

Los carcinomas son cánceres de origen epitelial y los epitelios que hay en el organismo proceden de las tres capas germinales por lo que tanto un cáncer en el revestimiento epitelial del intestino (endodermo), uno en la piel (ectodermo) como en el epitelio de los túbulos renales (mesodermo) van a ser todos ellos carcinomas.

Un dato importante es que el mesodermo puede dar lugar no sólo a carcinomas sino también a sarcomas debido al mesénquima.

Un carcinoma indiferenciado es aquel que crece sin un patrón determinado.

Los carcinomas se subclasifican en adenocarcimona con patrón microscópico de crecimiento glandular; y carcinoma escamoso o epidermiode, el que produce c. escamosas en cualquier epitelio del cuerpo. Es frecuente que se describa al máximo la neoplasia, pero a veces el cáncer tiene c. indiferenciadas de origen tisular, de modo que es descrito como tumor maligno pobremente diferenciado o indiferenciado.

En las neoplasias benignas y malignas diferenciadas, las c. parenquimatosas se parecen entre ellas, son clones de una misma, por eso sabemos que es cáncer. A veces surgen tumores mixtos. Un ejemplo es el tumor mixto originado en las glándulas salivales. Que contiene c. epiteliales en el estroma mixoide con islotes de cartílago e incluso hueso. Parece que todos estos elementos derivan de células epiteliales y mioepiteliales de origen en la glándula salival, por tanto se llaman adenoma pleomórfico.

En general, incluso en los mixtos, las c. tumorales derivan de una única capa germinal. Sin embargo, los teratomas están compuestos por diversos tipos de c. parenquimatosas de más de una capa germinal. Por lo general las tres capas germinales derivan de c. totipotentes y se encuentran fundamentalmente en las gónadas.

Un resto ectópico de t. normal se llama coristoma, como un resto de c. suprarrenales bajo la cápsula renal. A veces, un resto nodular pancreático en la mucosa del ID puede simular una neoplasia, haciendo que se llame como tal. La diferenciación aberrante puede producir una masa de células especializadas, desorganizadas, pero maduras, de un tumor típico de la zona en cuestión llamado hamartoma. Por ejemplo: un hamartoma en el pulmón puede contener islotes de restos cartilaginosos, vasculares, bronquiales y tejido linfoide.

El seminoma es una forma de carcinoma testicular que tiende a diseminarse a los ganglios linfáticos en el trayecto de las arterias iliaca y aorta. Además esos tumores son muy radiosensibles y pueden erradicarse con radioterapia, por lo que tiene una muy baja mortalidad. Sin embargo, el seminoma testicular embrionario no es radiosensible y tiende a invadir localmente y extenderse por todo el cuerpo.

NEOPLASIAS COMPUESTAS POR UN TIPO DE CÉLULAS

Tumores de tejido conjuntivo y derivados

  • Fibroma - Tumor benigno en tejido fibroso.
  • Fibrosarcoma - Tumor maligno en tejido fibroso.
  • Lipoma - Tumor benigno en el tejido adiposo.
  • Liposarcoma - Tumor maligno en el tejido adiposo.
  • Condroma - Tumor benigno en tejido cartilaginoso.
  • Condrosarcoma - Tumor maligno en tejido cartilaginoso.
  • Osteoma - Tumor benigno en el tejido óseo.
  • Osteosarcoma - Tumor maligno en el tejido óseo.

Tumores derivados de endotelio y tejidos relacionados

Tumores derivados de células sanguíneas y relacionados

  • Leucemias - Tumor maligno de células hematopoyéticas.
  • Linfomas - Tumor maligno de tejido linfático.

Un tipo especial de linfoma es la Enfermedad de Hodgkin que afecta a los ganglios linfáticos (con mayor frecuencia los de la parte superior del cuerpo). Se caracteriza por el agrandamiento de los ganglios linfáticos, siendo su vía de propagación los vasos linfáticos. Tiene capacidad de metastatizar en otros órganos como hígado, pulmón o medula ósea.

No existen tumores benignos de este tipo.

Tumores derivados de tejidos epiteliales

Otros tumores

  • Tumor de Ewing - Es un tumor maligno de células redondas. Es una enfermedad rara en la cual las células neoplásicas se ubican en el hueso o en tejidos blandos. Las áreas afectadas con más frecuencia son la pelvis, el fémur, el humero, y las costillas


  • Tumor de Brenner - Es un tumor que se clasifica dentro de las neoplasias del ovario que puede ser benigno como maligno.

NEOPLASIAS COMPUESTAS POR MÁS DE UN TIPO CELULAR

Las células parenquimatosas de una neoplasia (benigna o maligna) son similares entre si porque todas proceden de una misma célula precursora. Todas las neoplasias proceden de un sólo clon. Los tumores mixtos aparecen cuando una célula progenitora sufre una diferenciación. Dentro de estos tumores encontramos dos tipos:

  • Tumor mixto de glándulas salivares (Adenoma pleomorfo) - Este tumor benigno tiene un estroma de aspecto fibrinoide en el que hay elementos dispersos epiteliales o mioepiteliales procedentes de las glándulas salivares y en donde a veces hay como una especie de islotes de hueso o cartílago. La neoplasia maligna se denomina tumor de Wilms o tumor mixto maligno de glándulas salivares.
  • Tumor mixto de mama - En la mama encontramos al fibroadenoma que está constituido por elementos ductales proliferantes inmersos en tejido fibroso laxo.

TERATOMAS O NEOPLASIAS COMPUESTAS POR MÁS DE UN TIPO DE CÉLULAS DERIVADAS DE MÁS DE UNA HOJA BLASTODÉRMICA

Los teratomas tienen tejidos o células maduros o inmaduros que representan una, dos o incluso las tres capas germinales. Los teratomas derivan de células totipotentes gónadales, es decir, células pluripotenciales como las que están en el ovario y en el testículo e incluso en raras ocasiones de restos embrionarios que se encuentran en la línea media.

Como estas células tienen la capacidad de poderse diferenciar a cualquier otro tipo de células de un organismo adulto pueden dar lugar a neoplasias que parecen trozos de hueso, epitelio, grasa, músculo, nervio u otros tipos de tejidos.

Es un Teratoma benigno o maduro si encontramos que los componentes están bien diferenciados o maduros y será maligno si no están bien diferenciados. Un ejemplo de teratoma benigno es un Quiste Dermoide y de Teratoma maligno o Teratocarcinoma.

LESIONES NO NEOPLÁSICAS:CORISTOMAS Y HAMARTOMAS

Los coristomas y hamartomas son lesiones, que aunque macroscópicamente se parezcan a tumores y tengan un nombre similar a estos, se clasifican como lesiones no neoplásicas.

  • Coristomas: restos ectópicos de tejidos normales como por ejemplo, los nidos de células suprarrenales que persisten bajo la cápsula del riñón o las células pancreáticas por debajo de la mucosa del intestino delgado.
  • Hamartomas: masa de células desorganizada, pero maduras y especializadas, o a un tejido propio de esa localización. Por definición son siempre benignos y no tendrían naturaleza neopásica. El odontoma es un ejemplo típico de ésta entidad patológica. Otros: hamartoma pulmonar, quistes renales, "hemangiomas", "linfangiomas", "rabdomioma del corazón", "adenomas hepáticos". "El término hamartoma desgina un crecimiento excesivo y focal de células y tejidos maduros en un órgano compuesto por estos mismos elementos celulares, sin embargo no reproducen la arquitectura normal del órgano al que deberían dar lugar. La línea de separación entre un hamartoma y una neoplasia benigna es cuando menos tenue y de interpretación variable." En cuanto a su presentación clínica se presentan con mayor frecuencia en la población infantil.

BENIGNIDAD O MALIGNIDAD

Archivo:Imagenwiki.jpg
Diferencia entre neoplasia maligna y neoplasia benigna.

DIAGNÓSTICO HISTOLÓGICO DE LOS TUMORES

En muchos casos es fácil diagnosticar si son malignos o benignos debido a que existen rasgos ya preestablecidos, pero en otras ocasiones no es tan fácil puesto que no hay una relación clara entre el comportamiento del tumor y su aspecto.

Entre los exámenes comúnmente practicados para descartar tumores tenemos: Útero: La citología cervical o Papanicolau es un examen sencillo, rápido, no causa dolor y consiste en la toma de una muestra de secreción de cuello del útero para obtener algunas células y extenderlas en una lámina. Se procesa en el laboratorio mediante técnicas de fijación, para luego estudiarlas en el microscopio. Este examen no sólo indica si hay sospecha de cáncer, sino la presencia de alguna otra infección. ¿Quiénes deben hacerse el examen?, es recomendable que toda mujer que haya tenido sus relaciones sexuales se le practique el examen periódicamente (una vez al año o cada 2 años) o cuando el médico lo indique.

Existen otros exámenes como son: Determinación de células malignas en sangre, orina y líquido cefalorraquídeo (este último en caso de tumores cerebrales). Gammagrafía (uso de isótopos radiactivos). Ecosonografía Tomografía computarizada (consiste en cortes trasnsversales del órgano a estudiar). Resonancia magnética (de uso muy reciente)

1.Útero : Citología cervical o Papanicolau. 2. Mama : Autoexamen de la mama, Examen clínico, Mamografía (estudio radiológico). 3.Estómago : Radiología de doble contraste. 4.Pulmón : Radiología, Citología del esputo, Broncoscopia.

Para diferenciar entre malignos y benignos existen una serie de factores:

GRADO DE DIFERENCIACIÓN

- El parénquima sí sirve para diferenciar entre benignos y malignos, sin embargo el estroma por el que se irrigan los tumores no. - La abundancia de tejido conjuntivo en el estroma ( tumor con desmoplasia) le da una mayor dureza al tumor (tumores escirros).

- El grado de diferenciación muestra la similitud de forma y funcional que guardan las células neoplásicas con las que proceden. Las células de las neoplasias benignas suelen estar, por lo general, bien diferenciadas y se parecen a sus precursoras mientras que las neoplasias malignas pueden tener una perfecta diferenciación o estar indiferenciadas.

La falta de diferencianción recibe la denominación de anaplasia, y es la señal de identidad de las células malignas. Para caracterizar la anaplasia se utilizan los siguientes rasgos citológicos:

-Pleomorfismo nuclear y celular: variación en la forma y el tamaño de las células y los núcleos.

-Hipercromasia: núcleos oscuros que contienen frecuentemente nucleolos prominentes.

-Cociente núcleo/citoplasma: se aproxima a 1:1 lo que refleja el crecimiento del núcleo.

-Mitosis (células en proceso de división) abundantes: reflejan la actividad proliferativa llegando a ser anormales las figuras mitóticas. Las mitosis son atípicas, extrañas, no siguen los patrones normales y se distribuyen de forma anárquica

-Pérdida de polaridad: las células anaplásicas muestran una orientación alterada, y tienden a formar masas anárquicas desorganizadas.

-Células tumorales gigantes: contienen un gran núcleo poliploide o múltiples núcleos.

Los tumores anaplásicos mal diferenciados muestran también una desestructuración total de la arquitectura tisular.

También existen las displasias que son proliferaciones excesivas de células que no son neoplásicas y sin un orden. Suele darse sobre todo en epitelios (se restringe a la capa epitelial) y no tienen porque evolucionar a cáncer. Puede haber pleomorfismo, hipercromasia y pérdida de la orientación normal, sin cambios suficientes para merecer la designación de tumor maligno. Las formas leves de displasia no siempre dan lugar a cáncer, y con frecuencia son reversibles cuando se elimina la causa desencadenante(p.ej.,irritación crónica). Aunque la displasia puede regresar espontáneamente, es posible extirparla mediante cirugía, métodos químicos, el calor quemante láser, o aplicación de frio (crioterapia). El carcinoma in situ es una displasia que afecta a la totalidad del grosor del epitelio y es grave mientras que las leves o moderadas (que son las que no afectan a todo el grosor del epitelio) se pueden curar si se elimina la causa del problema. El carcinoma in situ es precursor, en muchos casos, del carcinoma invasivo.

La diferenciación se refiere al grado en el que las células neoplásicas se asemejan a las células normales equivalentes, tanto morfológica como funcionalmente; la falta de diferenciación se llama anaplasia. Los tumores bien diferenciados están compuestos de células que se asemejan a células normales maduras del tejido original de la neoplasia. Los tumores pobremente diferenciados o indiferenciados tienen células no especializadas de apariencia primitiva. En general, los tumores benignos están diferenciados. (examen). La célula neoplásica es un tumor benigno de músculo liso (leiomioma) se asemeja tanto a la célula normal que puede ser imposible reconocerla como tumor al microscopio. Solo la agrupación de estas células en forma de nódulo descubriría la lesión.

Las neoplasias malignas pueden ser diferenciadas o indiferenciadas. Las compuestas por células indiferenciadas son anaplásicas. La anaplasia significa literalmente formación hacia atrás, implicando una reversión hasta un nivel inferior. Sin embargo, no suele haber diferenciación inversa de las células maduras normales, sino que surgen de las células madre que están presentes en todos los tejidos especializados. El cáncer diferenciado evoluciona desde la maduración o especialización de células indiferenciadas según proliferan, mientras que los tumores indiferenciados malignos derivan de la proliferación, sin maduración completa, de las células transformadas.

La anaplasia la identificamos por un polimorfismo, morfología nuclear anormal; pérdida de polaridad, formación de células tumorales gigantes… La presencia de mitosis no indica necesariamente que un tumor sea maligno o que el tejido sea neoplásico.

Ciertos adenocarcinomas del tiroides bien diferenciados forman folículos de apariencia normal, y algunos carcinomas escamosos contienen células que no se diferencian citológicamente de las células epiteliales escamosas normales. Por tanto, el diagnóstico morfológico de la malignidad de estos tumores es muy difícil.

Existe un tercer grupo de tumores: los moderadamente diferenciados.

Displasia significa crecimiento desorganizado. Se encuentra principalmente en el epitelio y se caracteriza por una pérdida de la uniformidad de las células individuales, pérdida de orientación arquitectural, pleomorfismo, núcleos hipercromáticos (muy grandes), mayor cantidad de figuras mitóticas, mitosis en puntos anormales del epitelio (por tanto, en el epitelio escamoso estratificado displásico las mitosis no están en las capas basales y pueden ser incluso superficiales)cuando los cambios displásicos son marcados y afectan a todo el espesor del epitelio, pero la lesión sigue confinada al tejido normal es una neoplasia preinvasiva llamada carcinoma in situ. Una vez que las células tumorales se desplazan más allá de los límites normales, se dice que el tumor es invasor. La displasia no necesariamente progresa a cáncer. Los cambios leves-moderados que no afectan al espesor total del epitelio pueden ser reversibles y con la eliminación de las causas el epitelio puede volver a la normalidad.

Cuanto mejor sea la diferenciación de la célula transformada más completamente retiene las capacidades funcionales que se encuentran en sus homólogas normales. Así, las neoplasias benignas y carcinomas bien diferenciados de las glándulas endocrinas frecuentemente elaboran las hormonas propias de su origen. Los carcinomas bien diferenciados de la epidermis elaboran queratina; los carcinomas hepatocelulares bien diferenciados elaboran bilis. Algunos tumores pueden elaborar proteínas fetales (Ag) no producidas por las células comparables del adulto. Carcinomas de origen no endocrino pueden producir diversas hormonas, a menudo denominadas hormonas ectópicas. Por ejemplo, los carcinomas broncogénicos pueden producir corticotropina, hormona paratiroidea, insulina, glucagón… A pesar de las excepciones, cuanto más rápidamente crezca y más anaplásico sea un tumor, menor probabilidad hay para que haya actividad funcional especializada. Las células de los tumores benignos casi siempre están bien diferenciadas y se asemejan a las células normales de origen; las células en el cáncer están más o menos diferenciadas, pero siempre hay alguna pérdida de diferenciación.

RAPIDEZ DE CRECIMIENTO

Lo habitual es que las neoplasias malignas crezcan mucho más rápido que las benignas, por eso avanzan localmente e incluso pueden llegar a lugares lejanos produciendo metástasis pero hay algunas excepciones por lo que no siempre esto es así.

Hay factores que pueden aumentar o disminuir la velocidad de crecimiento como por ejemplo la irrigación.

Encontramos neoplasias malignas que desaparecen por necrosis dejando implantes secundarios en otras regiones del organismo que han migrado o también cánceres que crecen lentamente durante muchos años y de forma súbita crecen rápidamente.

Pero lo más normal es que los cánceres crezcan progresivamente durante años a una velocidad específica tardando así años en provocar importantes lesiones.

Los cánceres que crecen rápido tienen habitualmente una región central de necrosis isquémica porque hay falta de oxígeno en esas células debido a que la irrigación no es suficiente.

Cuando un tumor sólido es detectable clínicamente ya ha completado la mayor parte de su ciclo vital.

La velocidad de crecimiento de un tumor está determinada por tres factores fundamentales: el tiempo de duplicación de las células tumorales, la fracción de las células tumorales que integran la masa replicante, y la velocidad a la que estas células se desprendan y pierden de la lesión en crecimiento. Como los controles del ciclo celular están alterados en la mayoría de los tumores, las células tumorales pueden estimularse para entrar en ciclo más fácilmente y sin las restricciones usuales. Sin embargo, las células en división no completan necesariamente el ciclo más rápidamente que las células normales, llegando a ser más largo.

La proporción de células de la población tumoral que forma la masa proliferativa es la fracción de crecimiento. A medida que los tumores continúan creciendo, las células abandonan la masa debido al desprendimiento, falta de nutrientes o apoptosis, por diferenciación y por reversión a G0.

Finalmente, el crecimiento progresivo de los tumores y la velocidad de crecimiento están determinadas por un exceso de producción celular sobre la pérdida de células. En los tumores con fracción de crecimiento relativamente alta, hay una desequilibrio grande. Algunas leucemias, linfomas y ciertos canceres de pulmón (carcinoma de células pequeñas) tienen una fracción de crecimiento relativamente alto y su curso clínico es rápido. Por el contrario, cánceres habituales de mama y colon tienen fracciones bajas de crecimiento. - Los tumores de crecimiento rápido pueden tener un recambio celular alto, luego las velocidades de proliferación y apoptosis son altas. Para que el tumor crezca, la velocidad de proliferación debe exceder a la de apoptosis. - La fracción de crecimiento de las células tumorales tienen un marcado efecto sobre la susceptibilidad a la quimioterapia. En el tratamiento de tumores con fracción de crecimiento lenta, se hace pasar las células tumorales de G0 a ciclo celular, reduciendo la masa tumoral con cirugía o radiación. Las células tumorales supervivientes entran en el ciclo celular y se hacen más susceptibles a la farmacoterapia.

El periodo latente antes de que un tumor se haga clínicamente detectable es imprescindible pero típicamente superior a 90 días, hasta varios años en la mayoría de los tumores sólidos, sabiendo que los cánceres se diagnostican después de que han avanzado bastante en su ciclo vital.

En general, la velocidad de crecimiento de los tumores se correlaciona con su nivel de diferenciación y así la mayoría de los tumores malignos crecen más rápidamente que las lesiones benignas. Algunos tumores benignos tienen mayor velocidad de crecimiento que las neoplasias malignas, más cuando el crecimiento es contante en el tiempo.

INVASIÓN O INFILTRACIÓN LOCAL

Los cánceres pueden invadir tejidos o metastatizar mientras que los benignos no ya que poseen una cápsula fibrosa que les separa del tejido normal que procede del estroma de éste. Esta cápsula se constituye a medida que se van atrofiando las células. Pero esto no es siempre así ya que nos podemos encontrar tumores benignos sin cápsulas.

Las neoplasias malignas crecen por infiltración, invasión, destrucción y penetración en el tejido adyacente y de manera continuada. Los cánceres no tienen una cápsula bien definida pero sí prolongaciones que son las que permiten la infiltración local. La metástasis es la característica que mejor permite diferenciar entre tumores malignos o benignos seguida de la capacidad de invasión local.

METÁSTASIS

Es la aparición de implantes secundarios lejanos al tumor primario. Si un tumor ha generado metástasis entonces es maligno pero la capacidad de metastatizar de cada cáncer es diferente; unos pueden poseer una gran capacidad invasiva pero no metastática (los tumores cerebrales y los carcinomas basocelulares de la piel) mientras que otros pueden metastatizar ya desde el inicio.

La mayoría de la mortalidad relacionada con el cáncer es a causa de la metástasis de las células tumorosas originales hacia sitios distantes del tumor inicial o primario. Para que las células puedan moverse a través del cuerpo, éstas deben treparse sobre o alrededor de las células adyacentes,reestructurando su citoesqueleto y atándose a otras células y a la matriz extracelular por medio de proteínas en la superficie exterior de su membrana plasmática. Al extender una parte de la célula hacia adelante y soltando su extremidad posterior, las células pueden migrar hacia adelante. Las células pueden arrastrarse hasta que encuentren un bloqueo que no pueden pasar. Frecuentemente este bloqueo es una capa gruesa de proteínas y glicoproteínas llamada la lámina basal o la membrana basal que envuelve los tejidos. Para poder cruzar esta barrera, las células cancerosas secretan un grupo de enzimas digestivas que degradan la lámina basal y permite que las células continúen su migración.

Cuanto mayor sea el tamaño del tumor primitivo mayor capacidad de metástasis, pero esta regla no se cumple siempre por lo que hay muchas excepciones. Los tumores malignos pueden migrar de tres formas diferentes:

a) Siembra de las cavidades corporales - Se produce cuando un tumor invade una cavidad corporal (espacio peritoneal,pleural, pericárdico o subaracnoideo). Un ejemplo sería el carcinoma de colon que atraviesa las paredes del intestino para llegar hasta la cavidad peritoneal.

b) Propagación linfática - Es habitual en carcinomas. En este tipo se depende mucho de la localización del tumor inicial y de las vías linfáticas que haya en esa región.

Las células pueden infiltrar todos los ganglios hasta alcanzar el compartimento vascular, es decir, atraviesan los conductos linfáticos de los ganglios cercanos para llegar a otros más lejanos y así producir metástasis.

Como ejemplo está el carcinoma pulmonar que está en las vías respiratorias el cual primero metastatiza a los ganglios y posteriormente a los ganglios traqueobronquiales y luego a los hiliares.

c) Propagación hematógena - Es muy habitual en los sarcomas, pero también se da en ciertos carcinomas como los que se originan en el riñón. Es mucho más difícil infiltrarse en arterias que en venas debido a que sus paredes son más gruesas. Los implantes secundarios suelen encontrarse en los pulmones y en el hígado cuando se da este tipo de migración.Otros lugares importantes de diseminación hematógena son el cerebro y los huesos.

La localización de un tumor y las venas que lo drenan nos permiten conocer completamente la distribución de metástasis en el organismo afectado.

RASGOS MORFOLÓGICOS DE LOS TUMORES MALIGNOS

  • PLEOMORFISMO - Son importantes variaciones de forma y tamaño que son notables en muchas células anaplásicas. Los núcleos son igual de grandes que el citoplasma y además poseen mucha cromatina dando lugar, en ocasiones a células gigantes.
  • ANAPLASIA - Es una pérdida de diferenciación funcional o estructural de células normales, es decir hay una falta de diferenciación de las células precursoras.

Un rasgo fundamental de la malignidad es la anaplasia por ello a muchos tumores malignos se les denomina a veces tumores anaplásicos.

Cuanto mayor sea la anaplasia mayor posibilidades de metástasis habrá.

Las neoplasias malignas pueden tener diferentes grados de diferenciación de tal forma que la más extrema serían los tumores anaplásicos o indiferenciados y los menos serían aquellos que guardaran un aspecto similar al del tejido de origen. En un término medio podemos observar los llamados tumores moderadamente diferenciados.

Por lo que podemos sacar en conclusión: Cuanto mayor sea el nivel de anaplasia y más rápidamente crezca, menos posibilidades hay de que mantenga una correcta funcionalidad.

  • INDICE MITÓTICO - En tumores malignos es habitual que hayan mitosis en regiones no comunes del interior epitelial por lo que pueden aparecer en zonas basales o superficiales de la piel. Las mitosis suelen ser abundantes y en ellas se pueden observar husos múltiples con formas incluso tripolares y cuadripolares. También podemos apreciar como las células anaplásicas pierden la polaridad normal que tienen.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS GENERALES DE LOS PROCESOS NEOPLÁSICOS

En muchos casos de cáncer hay también síndromes paraneoplásicos, es decir, manifestaciones clínicas que se localizan en regiones del organismo que no mantienen ninguna relación de afectación directa con la neoplasia maligna. Su origen está en algunas sustancias del tumor maligno que ingresan en el torrente sanguíneo provocando lesiones en órganos y tejidos distantes aunque la neoplasia maligna no se haya propagado a esos tejidos u órganos.

En el cáncer de pulmón se produce el síndrome de Cushing ectópico que consiste en que las células tumorales segregan hormona adenocorticotrópica (ACTH), que da lugar a diferentes signos y síntomas clínicos como la hiperglucemia, hipertensión, edema, debilidad muscular e hipocalcemia.

Además en el cáncer de pulmón también se produce una alteración en la secreción de la hormona antidiurética lo que produce hipoosmolaridad e hiponatremia asociadas a secuelas neurológicas. Las secuelas neurólogias más comunes son degeneración cerebelosa y demencia.

Hay determinados tumores que están relacionados con el consumo de diferentes sustancias como:

  • Tabaco: siendo los tumores más desarrollados los de las vias aerodigestivas, pancreas, vejiga y sangre.
  • Alcohol: siendo los tumores más frecuentes tras el consumo de alcohol los de mama, aparato digestivo, hígado y vejiga.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Ramzi S. Cotran, Vinay Kumar, Tucker Collins. Patología estructural y funcional. Sexta edición. Editorial Mc Graw Hill Interamericana. España,2000. pgs. 277-287.
  2. Emanuel Rubin. Patología estructural:Fundamentos clinicopatológicos en medicina. Cuarta edición. Mc Graw Hill Interamericana. España, 2006. pgs. 154-180.
  3. C. Maximilian Buja, Gerhard R.F. Krueger. Anatomía Patológica. Netter, Elsevier Saunders. España, 2006. pgs. 11-13.
  4. FJ Pardo Mindan. Compendio de anatomía patológica. Harcout, Brace. España, 1998. pgs. 193-250
  5. Manual Merck: Complicaciones del Cáncer
  6. Es.Wikipedia: Cáncer
  7. En.Wikipedia: Cancer
  8. MedlinePlus: Hemangioma
  9. Oncología - Cartas al Director: Angiosarcoma pulmonar
  10. Es.Wikipedia: Linfangioma
  11. Es.Wikipedia: Linfoma
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas