Leucoplasia vellosa bucal

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

La Leucoplasia vellosa bucal se presenta como una serie de placas blancas no removibles, bien delimitadas, de aspecto filiforme y corrugado, situadas en los bordes laterales de la lengua (de manera unilateral o bilateral). Pueden aparecer en la mucosa labial y bucal y menos frecuentemente en el piso de la boca, paladar blando y mucosa orofaríngea.

La Leucoplasia vellosa puede ser continua o discontinua, pudiendo envolver las superficies ventrales y dorsales de la lengua, además de no estar asociada a eritema o edema del tejido circundante. Pueden aparecer y desaparecer espontáneamente. Por lo general, es asintomática, pudiendo ocasionar raramente dolor y molestias. Cabe destacar que no representa ningún riesgo de malignización.

Clínicamente, puede ser confundida con otras lesiones blancas de la cavidad oral, tales como liquen plano reticular, nevus blanco esponjoso, lesiones inducidas por tabaco, leucoplasias idiopáticas , queratosis friccionales , lengua geográfica, parches mucosos sifilíticos y candidiasis hiperplásica.

El diagnóstico se puede realizarse mediante un estudio histopatológico donde se puede apreciar una alteración en los patrones de expresión de la queratina en las capas más superficiales del epitelio plano estratificado. Esta marcada hiperqueratosis superficial que ocasionalmente se desprende dejando un extremo unido al resto del epitelio, es la responsable del aspecto “velloso de la lesión y puede ir acompañada de una sobreinfección bacteriana o por Candida.

Además, se puede apreciar una paraqueratosis del epitelio superficial donde la persistencia anormal de los núcleos celulares pueden representar una diferenciación incompleta del epitelio escamoso. Al mismo tiempo, está presente una acantosis del estrato espinoso de las capas medias del epitelio. Sin embargo, el diagnóstico definitivo requiere tanto del estudio histopatológico del tejido como de la demostración de ADN de VEB en las células epiteliales que conformen la lesión y por estudios inmunohistoquímicos o de microscopía electrónica.

Debido a que se trata de una lesión benigna y de baja morbilidad, muchas veces no requiere un tratamiento específico. Las medidas terapeúticas son:

  • Terapia sistémica antiviral 1-2 semanas. Esta terapia puede llevarse a cabo con aciclovir, valaciclovir o famciclovir
  • Terapia tópica con ácido retinóico
  • Ablación con crioterapia y excisiones quirúrgicas
  • Terapia tópica con Resina de Podofilo al 25%

Referencias

  1. Tamí-Maury I, Martínez L, Laforest S, Iovino M. Tratamiento de leucoplasia vellosa con resina de podófilo al 25 %.: Revisión y presentación de un caso clínico. Revista Cubana De Estomatología. 2005;42(3).