Hueso

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

  AVISO AL AUTOR DE ESTA PAGINA: En este artículo o sección se han incluido REFERENCIAS 
  INCOMPLETAS que no permiten realizar su verificación. Colabore completando la/las referencias
   como se indica aquí. El material sin fuentes fiables podría ser cuestionado y eliminado.
    
  Siga este formato para incluir la sección de referencias a cada página es el siguiente:
  
  = Referencias =
   
   #Nombre del autor. Título de la referencia. Revista o Libro citado. Año. Volumen o página. 
   Editorial (en caso de libro). ISBN XXXXXXXXXX (en caso de libro)
   #[http://biopat.cs.urjc.es Área de Anatomía Patológica] Visitada el 14 de Marzo de 2015.
  Una vez añadidas las referencias correctamente puede retirar usted mismo la etiqueta 
  {{Referencias incompletas}} de la página para que deje de verse.    

El hueso es un tejido firme, duro y resistente que forma parte del endoesqueleto de los vertebrados. Está compuesto por tejidos duros y blandos. El principal tejido duro es el tejido óseo, un tipo especializado de tejido conectivo constituido por células (osteocitos) y componentes extracelulares calcificados. Los huesos poseen una cubierta superficial de tejido conectivo fibroso llamado periostio y en sus superficies articulares están cubiertos por tejido conectivo cartilaginoso. Los componentes blandos incluyen a los tejidos conectivos mieloide tejido hematopoyético y adiposo (grasa) la médula ósea. El hueso también cuenta con vasos y nervios que, respectivamente irrigan e inervan su estructura.

Los huesos poseen formas muy variadas y cumplen varias funciones. Con una estructura interna compleja pero muy funcional que determina su morfología, los huesos son livianos aunque muy resistentes y duros.

El conjunto total y organizado de las piezas óseas (huesos) conforma el esqueleto o sistema esquelético. Cada pieza cumple una función en particular y de conjunto en relación con las piezas próximas a las que está articulada.

Los huesos en el ser humano son órganos tan vitales como los músculos o el cerebro, con una amplia capacidad de regeneración y reconstitución. Sin embargo, vulgarmente se tiene una visión del hueso como una estructura inerte, puesto que lo que generalmente queda a la vista son las piezas óseas —secas y libres de materia orgánica— de los esqueletos tras la descomposición de los cadáveres.

REFERENCIAS

  1. Wikipedia
  2. Gartner, Leslie P. et James L. Hiatt. Texto Atlas de Histología. 3 ed. Editorial Mc Graw Hill. USA, 2007