Histologia del Bazo

De MisApuntes
Saltar a: navegación, buscar

HISTOLOGÍA DEL BAZO

Contenido

Introducción y definiciones

(thumbnail)
Bazo, PAS. Imagen macro-micro.
(thumbnail)
En la imagen se observa un folículo (estrella), perteneciente a la pulpa blanca del bazo, formado por gran cantidad de linfocitos, en el que vemos un corte transversal de la arteria centrolobulillar (flecha) y la entrada de esta en el folículo rodeada del manguito linfocitario (flecha ancha), todo ello rodeado de pulpa roja. Bazo humano. Tinción: Masson. Aumentos: x 40.
(thumbnail)
Panorámica, a pequeño aumento, de un corte de bazo en el que se observa la cápsula que lo envuelve (abajo) y que está constituida por un tejido conjuntivo denso que, como se ve en la imagen, emite tabiques conectivos hacia el interior del órgano, que discurren entre el parénquima de este. El parénquima se dispone en dos zonas diferenciadas, denominadas pulpa roja: zonas más rojizas al corte, por estar constituidas por gran cantidad de sinusoides rellenos de células hemáticas y pulpa blanca: que es la zona con funciones inmunes y que se vé más clara y con un ligero tinte basófilo. Bazo humano. Tinción: Masson. Aumentos: x 40.
(thumbnail)
Imagen a gran aumento de una zona de la pulpa roja del bazo en la que se observan gran cantidad de sinusoides con gran cantidad de hematíes en su interior. Bazo humano. Tinción: Masson. Aumento: x 1000.
(thumbnail)
Imagen a gran aumento de la arteria centrofolicular de un folículo linfoide del bazo, rodeada de linfocitos. Bazo humano. Tinción: Masson. Aumento: x 400.

El bazo es un órgano linfoide que se sitúa en el trayecto de la corriente sanguínea, lo que es fundamental para la comprensión de su función, en oposición a los ganglios linfáticos situados en el trayecto de la corriente linfática.

  • Hilio y paquete vasculo-nervioso. El bazo tiene una fisura larga cerca de su borde interno que se denomina hilio. Venas y linfáticos dejan el bazo en relación directa con las arterias que entran en el mismo. Las venas se unen más adelante para formar la vena esplénica. No entran vasos linfáticos aferentes en la superficie libre del bazo, como ocurre en los ganglios linfáticos. Los linfáticos del bazo son de tipo eferente y están confinados a las vainas del tejido conjuntivo de los vasos sanguíneos.
  • Cápsula. El bazo está rodeado por una cápsula de tejido conjuntivo denso de la que se extienden trabéculas hacia la sustancia del mismo. El tejido conjuntivo de la cápsula y de las trabéculas contiene miofibroblastos. Estas células no sólo tienen capacidad contráctil sino que también producen fibras de tejido conjuntivo extracelulares. El bazo tiene la capacidad de albergar gran volumen de células rojas en reserva. La contracción de los miofribroblastos de la cápsula y de las trabéculas ayuda a descargar estas células de reserva en los vasos sanguíneos produciendo un aumento inmediato del número de glóbulos rojos en la sangre. El bazo puede ser considerado también como un almacén de sangre, regulándola en determinadas ocasiones como las hemorragias. La cápsula también está formada por fibras musculares lisas (escasas) y fibras elásticas.La cápsula está recubierta externamente por la hoja visceral del peritoneo. Las trabéculas fibrosas nacen de la cápsula y se introducen en el órgano delimitando sus lóbulos. Estas trabéculas fibrosas contienen las ramas de las arterias y las venas esplénicas.
  • Elementos celulares. Además de la cápsula y de las trabéculas esplénicas, los elementos constituyentes principales del bazo son las células libres: linfocitos, macrófagos libres, y eventualmente algunos elementos formes de la sangre. Una trama reticular, suspendida en el interior del armazón conjuntivo y en continuidad con la cápsula, constituye una red de mallas más o menos amplias, distribuidas por todo el bazo. Esta trama reticular comprende células fijas (células reticulares primitivas y macrófagos fijos) y fibras de reticulina. En el interior de las mallas de la trama reticular asientan numerosas células linfoides, macrófagos libres y elementos formes de la sangre. Las diferencias de densidad y distribución de estos elementos, con respecto a los vasos sanguíneos, permiten distinguir los dos tipos de pulpa esplénica mezclados en cada lóbulo: La pulpa blanca y la pulpa roja.
  • La pulpa blanca está constituida por abundantes células linfoides (y macrófagos libres) dispuestas en las mallas de la trama reticular formando un voluminoso manguito(vaina linfoide periarterial) alrededor de las arterias centrales, desde su partida de las trabéculas conjuntivas hasta su terminación en las arterias peniciladas. Este manguito linfoide se dilata en ciertos lugares para formar los corpúsculos de Malpigio, que no son otra cosa que folículos primarios (o secundarios con centro claro), con la particularidad de ser atravesados (excéntricamente) por las arterias centrales.
  • La pulpa roja se dispone por fuera de la pulpa blanca y representa todo el resto del parénquima esplénico. Comprende los capilares sinusoides (con su contenido sanguíneo) y el tejido que rellena los espacios que dejan entre ellos o cordones de Billroth. Estos están constituidos por abundantes células linfoides, macrófagos libres y elementos de la sangre circulante (polinucleares y glóbulos rojos) dispuestos entre las mallas de las trabéculas reticulares. Es necesario insistir en el hecho de que no existen diferencias estructurales fundamentales entre ambas estructuras pulpares ya que hay una continuidad entre ambas sin límites precisos. Las dos están constituidas por elementos linfoides (células linfoides más tejido reticular) pero en la pulpa blanca se trata de tejido linfoide típico que está organizado alrededor de las arterias. En la pulpa roja se trata sin embargo de tejido linfoide atípico distribuido entre los capilares sinusoides.

Características macroscópicas

El bazo se encuentra en el abdomen en su cuadrante superior izquierdo, por detrás de los arcos costales 9º, 10º y 11º, con su eje largo paralelo a los mismos. Tiene una coloración rojo ladrillo o púrpura que se debe a su alto contenido hemático. Es de consistencia blanda y más friable que la mayor parte de los órganos linfoides. Su superficie es lisa y no está unido por grasa o tejido conectivo a los órganos o estructuras adyacentes.

Circulación sanguínea

  • Arterias centrales. Las ramas de la arteria esplénica penetran por el hilio y se ramifican en las trabéculas conjuntivas. Cuando las ramas arteriales abandonan las trabéculas conjuntivas se rodean de numerosas células linfoides y toman el nombre de arterias centrales (a medida que estas arterias originan ramas colaterales, disminuyen de calibre).
  • Vasos penicilados. Cuando estas últimas alcanzan entre 40 y 50 micras de diámetro, desparece su gran envoltura linfoide y terminan en un ramillete de vasos penicilados que se introducen en los espacios de la trama reticular de los cordones de Billroth (desde donde la sangre alcanza los capilares sinusoides por los intersticios existentes entre las células circundantes) y/o directamente en los capilares sinusoides. Los capilares sinusoides (o senos venosos) tienen una luz amplia e irregular y están constituidos por células circundantes) que descansan sobre una lámina basal discontinua, dejando entre ellas intersticios, más o menos amplios, de un tamaño que permite pasar a una célula. Por debajo hay una red de fibras reticulares, de orientación predominantemente circular, que rodea las células circundantes. Los capilares sinusoides se continúan en venillas que se reúnen para formar las cenar de las trabéculas conjuntivas. Estas se reagrupan a su vez y forman las venas esplénicas que abandonan el bazo a través del hilio y se dirigen a la vena porta.

Histofisiología

El principal papel del bazo es su función defensa (función inmunitaria), bien mediante procesos macrofágicos ligados a la presencia de tejido reticular (el bazo interviene particularmente en la destrucción de los glóbulos rojos anormales y patológicos) o procesos inmunológicos ligados a la presencia de células linfoides productoras de anticuerpo o por hipersensibilidad retardada.

Junto a su principal función de defensa el bazo también interviene en la producción de células sanguíneas (linfocitos, monocitos y células sanguíneas de la serie mieloide), además de mantener el equilibrio en el flujo sanguíneo portal. La circulación esplénica constituye un verdadero cortocircuito arteriovenoso independiente a la circulación intestinal que contribuye a mantener la regularidad del aporte venoso portal al hígado.

El bazo forma parte del sistema inmunológico y del sistema circularorio.

Morfología micoscópica

  • Parénquima esplénico. Está constituido por la pulpa blanca y la pulpa roja. Según la distribución de los distintos elementos constituyentes del bazo, con respecto a los vasos sanguíneos, se puede distinguir un tipo de pulpa de otra.
  • Estroma esplénico. Está formado por una red de fibras reticulares y reticulocitos.

Referencias bibliográficas

  1. Junqueira L.C. y Carneiro J. Sistema inmunológico y ganglios linfáticos. En Histología Básica. Texto y Atlas. Editorial Massson. 6ª edición. 2005. pp 276-280
  2. García Poblete E. y Fernández García H. Capítulo 20: Órganos Linfoides. En Histología humana práctica: Enfermería. Editorial Universitaria Ramón Areces. 2006. pp. 274-276
  3. Es.Wikipedia - Bazo
Herramientas personales
Espacios de nombres

Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas