Histologia GGLL

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

HISTOLOGÍA DE LOS GANGLIOS LINFÁTICOS

Ganglio linfático. Es un órgano linfoide revestido por una cápsula (azul en la imagen) y que está constituido por dos zonas claramente diferenciadas morfológicamente: la corteza ( C ) y la médula (M). Tinción: Azan. Aumento: x 40.
Ganglio linfático. Detalle del seno subcapsular (estrella) de un ganglio linfático, que se encuentra inmediatamente por debajo de la cápsula del órgano ( C ) y por encima de la corteza (asterisco) del mismo. . Ganglio linfático humano. Tinción: Azan. Aumento: x 200.
Detalle de un folículo linfoide en el que se observa el centro germinativo claro en el que se pueden apreciar linfoblastos y macrófagos, así como otros tipos celulares y parte de la corona externa más oscura, donde existen gran número de linfocitos B. . Ganglio linfático humano. Tinción: Azan. Aumento: x 400.

Definición

Son unas estructuras nodulares que forman parte del sistema linfático, formando agrupaciones en forma de racimos localizados en las axilas, ingle, cuello, mediastino y abdomen.

Tienen la función de actuar como filtros. Poseen una estructura interna de tejido conectivo fino, en forma de red, relleno de linfocitos que recogen y destruyen bacterias y virus, por lo que también forman parte del sistema inmunológico. La linfa le llega a través de vasos aferentes, vacían la linfa, se filtra dentro del ganglio y se forma la respuesta inmunitaria humoral o celular al entrar en contacto con los componentes activos inmunitarios. Una vez filtrada la linfa, ésta sale por el vaso linfático eferente, propaga la respuesta inmunitaria y llega a la sangre.

Tienen un tamaño menor a 1 cm de diámetro, de forma arriñonada y formado por una corteza externa (rica en linfocitos B) con una cápsula de tejido conjuntivo que rodea al ganglio y una zona medular (es rica en células macrófagos, linfocitos B y T, y células plasmáticas).De la cápsula emergen trabéculas medias, que dividen al ganglio internamente.

La linfadenopatía o adenopatía es el término que se usa en medicina para referirse a un trastorno inespecífico de los ganglios linfáticos. En la mayoría de los casos, se usa como sinónimo generalizado de una tumefacción, aumento de volumen o inflamación de los ganglios linfáticos, ya sea acompañado o no de fiebre. Cuando el trastorno se debe a una infección, se habla de adenitis y cuando la infección ocupa los canales linfáticos, se usa el término de linfangitis. Puede producirse en una sola región del cuerpo como por ejemplo el cuello, o puede ser generalizada, es decir, se incrementa el tamaño de los ganglios linfáticos en diversas regiones. Los ganglios linfáticos cervicales, que se encuentran en el cuello, son el lugar más frecuente de linfadenopatía.

Sinonimia

Una adenopatía o linfadenopatía es el término que se usa en medicina para referirse a un trastorno inespecífico de los ganglios linfáticos. En la mayoría de los casos, el término se usa como sinónimo generalizado de una tumefacción, aumento de volumen o inflamación de los ganglios linfáticos, acompañado o no de fiebre. Cuando el trastorno se debe a una infección, se habla de adenitis y cuando la infección ocupa los canales linfáticos, se usa el término de linfangitis

Localizaciones principales de presentación

Como hemos dicho anteriormente, las localizaciones de presentación de esta patología suelen ser las axilas, ingle, cuello, mediastino y abdomen. Destacando la aparición en el cuello.

Presentación clínica, sintomatología

Los síntomas pueden incluir:

Bultos inflamados y agrandados en el cuello, en la parte posterior de la cabeza o en otros lugares donde se alojan los ganglios linfáticos; ganglios sensibles al tacto, aunque pueden ser indoloros si el paciente ya no está enfermo; tibieza o enrojecimiento de la piel que se encuentra sobre los ganglios linfáticos; fiebre.

Además pueden aparecer signos clínicos característicos como antecedentes de enfermedad, escalofríos, sudoración nocturna y pérdida de peso.

Diagnóstico Diferencial

El diagnóstico de la linfadenopatía se basa generalmente en la presencia de otros trastornos como por ejemplo, una infección. Es importante determinar si el paciente estuvo expuesto a alguna enfermedad transmisible como por ejemplo, la varicela o si fue mordido por un animal que pudiera transmitir una enfermedad. El tamaño y la ubicación de los ganglios, el tiempo transcurrido desde el comienzo de la hinchazón y la presencia de dolor ayudan a determinar la causa. Además del examen físico y de los antecedentes médicos completos, los procedimientos para diagnosticar la linfadenopatía pueden incluir una biopsia del ganglio linfático, procedimiento mediante el cual se toma una muestra de tejido del ganglio linfático y se la examina con un microscopio. También es posible que deban realizarse otras pruebas para detectar enfermedades o infecciones específicas que puedan estar relacionadas con la linfadenopatía.

Referencias bibliográficas

  1. Junqueira L.C. y Carneiro J. Sistema inmunológico y ganglios linfáticos. En Histología Básica. Texto y Atlas. Editorial Masson. 6ª edición. 2005. pp 269-276
  2. García Poblete E. y Fernández García H. Capítulo 20: Órganos Linfoides. En Histología humana práctica: Enfermería. Editorial Universitaria Ramón Areces. 2006. pp. 270-272