Hapteno

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Pequeños determinantes antigénicos capaces de provocar una respuesta inmune sólo cuando está junto a un porteador.

Un hapteno es una sustancia química de pequeño peso molecular (menos de 10.000 daltones) que no induce por sí misma la formación de anticuerpos pero al unirse a una proteína transportadora (ej. Albumina) estimula una respuesta inmunitaria. En resumen un hapteno es la parte de un antigeno que por sí sola no dispara respuesta inmune, pero sí posee especificidad.

En las Reacciones Adversas de tipo Inmune de los fármacos, éstos se pueden comportar como un hapteno, uniéndose a otras moléculas, generalmente mayores (Inmunoglobulina M, Inmunoglobulina G), induciendo a la producción de anticuerpos tales como antieritrocitarios o antileucocitarios.

La unión del anticuerpo con el hapteno no produce la precipitación del complejo como pasaría con la de antigeno anticuerpo

Un hapteno es una pequeña molécula que puede provocar una respuesta inmune sólo cuando está conjugada con una molécula más grande que la acompaña, como por ejemplo una proteína. La molécula compañante puede ser una molécula que tampoco provoca de por sí misma una respuesta inmune. (En general, sólo las moléculas grandes, los agentes infecciosos o cuerpos extraños insolubles pueden provocar una respuesta inmune en el cuerpo). Una vez que el cuerpo ha generado anticuerpos a un hapteno-aducto compañía, el hapteno de moléculas pequeñas, también puede ser capaz de unirse a el anticuerpo, pero no suele iniciar una respuesta inmune, por lo general sólo el hapteno aducto compañía puede hacer esto.

El concepto de haptenos surgido de los trabajos de Karl Landsteiner, que también fue pionera en la utilización de haptenos sintética para estudiar los fenómenos inmunoquímica.

Ejemplos de haptenos

Un conocido ejemplo de un hapteno es el urushiol, que es la toxina presente en la hiedra venenosa. Cuando se absorbe por la piel de una planta de hiedra venenosa, urushiol sufre oxidación en las células de la piel para generar el hapteno real, una molécula reactiva llamado quinona, que reacciona con las proteínas de la piel para formar uniones hapteno. Por lo general, la primera exposición sólo causa de sensibilización, en la que hay una proliferación de células T efectoras. Después de una segunda exposición más tarde, las células T proliferan puede llegar a ser activado, generando una reacción inmune, que produce las ampollas típicas de la exposición a la hiedra venenosa.

Algunos haptenos puede inducir la enfermedad autoinmune. Un ejemplo es la hidralazina, una droga utilizada para disminuir la presión arterial, que en ocasiones puede producir lupus eritematoso en algunos individuos. Este también parece ser el mecanismo por el cual el halotano, gas anestésico, puede ocasionar una hepatitis, así como el mecanismo por el cual los medicamentos como la penicilina causarían anemia hemolítica autoinmune.

Otros haptenos que se utilizan comúnmente en aplicaciones de biología molecular incluyen fluoresceína, biotina, digoxigenina, y dinitrofenol.


Bibliografía

  1. En.Wikipedia
  2. Es.Wikipedia
  3. Landsteiner, Karl (1945). The Specificity of Serological Reactions. Harvard Univ. Press.
  4. Landsteiner, Karl (1990). The Specificity of Serological Reactions, 2nd Edition, revised. Courier Dover Publications. ISBN 0486662039.
  5. Shreder, Kevin (March 2000). "Synthetic Haptens as Probes of Antibody Response and Immunorecognition". Methods (Academic Press) 20 (3): 372-379. doi:10.1006/meth.1999.0929.

External links