Fibroma Ameloblastico

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Anexo al Tema 22. Fibroma Ameloblástico

Definición

Si nos centramos en la evolución del término de Fibroma Ameloblástico a o largo del tiempo, podemos destacar que en 1946, Thoma y Goldman denominan Fibroameloblastoma al Odontoma Mixto Blando, es decir, afirman que es una forma inmadura de un Odontoma, pero esta hipótesis se retira, puesto que nuevos estudios indicaron que los grupos de edad para las dos lesiones (Odontoma y Fibroma Ameloblástico) eran los mismos, pero diferían en cuanto al sexo (cosa que no debería suceder si en fibroma ameloblástico evolucionara a odontoma) . En 1950 Robinson y otros lo definen como un ameloblastoma de tipo primitivo y en 1961 Gorlin investiga y analiza 23 casos de patrones histológicos, evolutivos y clínicos, descubriendo la gravedad y poca frecuencia de este tipo de tumor.

Las causas de tumefacción facial son múltiples y variadas, aunque no se tengan muy en cuenta. En este caso en concreto, nos vamos a centrar en la retención dentaria y deformidad facial debida a un Fibroma Ameloblástico. Este tipo de fibroma se clasifica dentro de los tumores mixtos odontógenos, ya que combinan elementos de los tejidos epitelial y conjuntivo, los cuales se encuentran en una etapa precoz de la odontogénesis (antes de la calcificación del esmalte y la dentina).

El Fibroma Ameloblástico es una lesión circunscrita que se localiza casi siempre sobre los molares no erupcionados en pacientes jóvenes, sabiendo que el epitelio y el tejido conjuntivo representan los periodos de caperuza y de campana de la odontogénesis. También hay que destacar que es un verdadero tumor bifásico histológico, ya que sus componentes epitelial y mesenquimal forman parte del proceso neoplásico.

Epidemiología

Este tipo de tumefacción no es muy común, ya que representa solo un 2,5% de los tumores odontógenos. La edad promedio a la que suele aparecer son los 15 años y la zona más común de reproducción es la mandíbula a nivel de los premolares y molares. Su crecimiento es lento, expansivo y asintomático, ya que se asocia a un diente retenido, (no erupcionado) produciendo en sus estadios más avanzados, un agrandamiento maxilar y migración o movimiento de piezas dentarias. Hay que destacar que este tipo de tumor afecta a ambos sexos por igual.

Localizaciones Principales de Presentación

Como ya se ha dicho antes, se suele localizar en la región molar y premolar mandibular de un diente retenido o no erupcionado.

Es semejante al ameloblastoma unilocular o quiste primordial en el aspecto radiológico, ya que se presenta como con zonas radiolúcidas multiloculares con expansión de las tablas corticales, asociado casi siempre a un diente retenido (por lo que a veces se confunde con un Quiste Dentígeno) . En cuanto a su presentación, está formado por un fondo de tejido mesenquimatoso joven, semejante a la papila del germen dentario. Internamente en el mesénquima aparecen cordones delgados ovales y alargados de epitelio odontogénico digitaliforme, cuyas células son pequeñas y parecidas a la lámina dental de la vaina de Hertwing. También podemos encontrar células cilíndricas y cuboides semejantes a Ameloblastoma y células estrelladas y el estroma puede producir colágeno, hueso o cemento.

Una característica a tener muy en cuenta es que el Fibroma Ameloblástico no está encapsulado, por lo que se extiende en el hueso como una masa sólida pudiendo parecer a veces folículos y hasta cavidades quísticas.

Presentación Clínica, Sintomatología

El Fibroma Ameloblástico suele aparecer mas en pacientes jóvenes (cerca de los 15 años) aunque en ocasiones se presenta el pacientes de edad más avanzada (hasta los 40 años). Es de crecimiento lento, localizándose principalmente en el área molar de la mandíbula sobre un diente no erupcionado, pero si el fribroma se encuentra muy cerca de la superficie, se produce una expansión vestibular y lingual de las corticales que resulta más molesta y más visible en la mucosa bucal.

  • Caso clínico: Paciente que acude a la consulta por deformación facial que no disminuye con el tratamiento antibiótico-antiinflamatorio que le ha recetado su odontólogo. Si palpamos no hay adenopatías ni signos de inflamación, ya que ni duele ni hay rubor o calor. Revisando la cavidad bucal se observa una tumefacción en el cuarto cuadrante (desde las piezas 43 a 47) de consistencia dura y con áreas de mucosa erupcionada. De esta manera se hace una Rx para asegurarnos del tipo de lesión, la cual revela una zona radiolúcida de bordes bien definidos que se decide extirpar. Tras un estudio anatomopatológico se descubre que se trataba de un Fibroma Ameloblástico. Se controlará al paciente cada tres meses en la consulta.

Anatomía Patológica

Se trata de un tumor odontógeno mixto compuesto por elementos epiteliales y mesenquimatosos. El aspecto microscópico está constituido por hebras y cordones delgados de epitelio odontógeno que se parece a la lámina dental y a los periodos de caperuza y campana de la odontogénesis temprana. El fondo está formado por tejido conjuntivo embrionario con fibroblastos orientados al azar que están ampliamente separados. Frecuentemente, rodeando al componente epitelial de la lesión se encuentran zonas de hialinización que pueden tener asociadas áreas de calcificación local.

Tratamiento y Pronóstico

Es un tumor benigno, por lo que su pronóstico es bueno. La lesión está bien encapsulada por lo que se separa fácilmente de la cripta ósea mediante un enucleación de la lesión en forma conservadora (ya que la recurrencia debida a la resección incompleta es rara). Por otra parte se suele aplicar la eliminación del tumor por electrocoagulación del lecho o criocirugía.

Referencias

  1. Philip Sapp J, Eversole LR, Wysocki GP. Patología oral y maxilofacial contemporánea. 2 ed. Elsevier. pp. 155-156
  2. Barnes L. World Health Organization classification of tumours. Pathology and genetics of the head and the neck tumours. pp. 308
  3. Cardesa A, Pieter J, Slootweg. Pathology of the Head and Neck. Ed. Spriger-Verlag, 2006. pp. 116