Dermatofibroma

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

El dermatofibroma, también llamado histiocitoma fibroso benigno es un tumor benigno de origen fibroblástico o histiocítico, muy frecuente, único, aunque a veces puede ser múltiple, como ocurre en pacientes inmunodeprimidos (tratamientos inmunosupresores prolongados o VIH).

Puede aparecer a cualquier edad, pero lo más frecuente es en adultos entre la 3.ª-5.ª década. Es más común en mujeres de mediana edad y se localiza, sobre todo, en extremidades inferiores.

Aunque lo más frecuente es que aparezca espontáneamente, en el 20% de los pacientes existe un antecedente previo de traumatismo o picadura de insecto.

Generalmente es asintomático, de crecimiento lento y mide pocos milímetros de diámetro aunque puede llegar a tener un tamaño entre 2 y 3 centímetros. Se han descrito formas gigantes y polipoideas. Como claves clínicas diagnósticas podemos considerar su presentación con forma papulosa rosada o nódulos marrones grisáceos en extremidades inferiores, de pequeño diámetro y que la compresión lateral origina un hoyuelo característico (signo del hoyuelo: al pellizcar lateralmente la lesión se hunde en su totalidad formando una depresión redondeada).

Microscópicamente, es un tumor dérmico, con límites mal definidos, simétrico, con hiperplasia epidérmica, hiperpigmentación basal y elongación de las crestas interpapilares, que no suele extenderse hasta tejido adiposo subcutáneo. Está constituido sobre todo por fascículos de células fusiformes (de aspecto fibroblástico), histiocitos espumosos y ocasionales células gigantes multinucleadas,así como linfocitos, entremezclados en un estroma mixoide, con finos vasos sanguíneos.

El diagnóstico diferencial clínico hay que realizarlo con cicatrices, sarcoma de Kaposi, dermatofibrosarcoma protuberans y metástasis cutáneas de carcinomas. En las formas pigmentadas hay que diferenciarlo del nevus azul y melanoma maligno primario.