Caso 31

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Clínica

Mujer de 20 años de edad que presenta una tumefacción indolora en la cara lateral del cuello por delante del esternocleidomastoideo.

Descripción del caso. El quiste de la hendidura branquial o linfoepitelial cervical generalmente se presenta unilateral como una lesión hinchazón de los tejidos blandos, fluctuante que suele aparecer en la cara lateral del cuello, por delante del músculo esternocleidomastoideo, y se convierte en clínicamente evidente a fines de la infancia o en jóvenes adultos.

Implicaciones clínicas. El quiste de la hendidura branquial o linfoepitelial cervical puede ser fácilmente confundido con una infección o aumento de volumen parotídeo odontogénico. Es imperativo que los médicos hagan un diagnóstico preciso para que el tratamiento adecuado (es decir, la extirpación quirúrgica) se puede realizar. Si los quistes son tratados adecuadamente, las recidivas son raras.

Estudios de imagen

El diagnóstico de quiste de la hendidura branquial se hace sobre todo por su historia clínica, manifestaciones clínicas y la exclusión. Los procedimientos de diagnóstico preoperatorio auxiliares incluyen la tomografía computarizada, o TC, la ecografía y la aspiración con aguja fina o PAAF. La TC puede ser especialmente útil no sólo para visualizar toda la extensión de la lesión, sino también para delinear su asociación con las estructuras adyacentes.

Estas lesiones se consideran susceptibles de ecografía general. Los resultados sonomorfológicos generalmente obtienen una masa redondeada que tiene una baja ecogenicidad uniforme falta tabicación interna, sin la mejora acústica. Esta ecogenicidad se debe probablemente a la acumulación de material celular, así como el colesterol en la luz del quiste. Otros informes han señalado ecográficos ecogenicidad sólo en las porciones dependientes de la gravedad del quiste.

Anatomía Patológica

El uso de la PAAF se ha mencionado en la literatura ya que es efectivo en la realización del diagnóstico, cuando una lesión lateral del cuello está presente. Al aspirar la lesión aparece como un fluido de color pajizo que microscópicamente pueden presentar células escamosas, células polimorfonucleares, linfocitos y cristales de colesterol. Burgess y col. llevó a cabo un estudio del que ellos determinaron que el carcinoma de células escamosas puede ser reconocido en PAAF mediante la observación de un celular aumentada nuclear / citoplasmática, la irregularidad del contorno nuclear y hipercromatismo nuclear.

Los quistes de la hendidura branquial, en cambio, presentan células escamosas benignas y atipia nuclear leve.

Muchos investigadores y médicos creen que la PAAF puede ser un complemento importante en el diagnóstico clínico de las lesiones del cuello lateral, especialmente cuando se trata de categorizar la hinchazón como benignas o malignas. Además, el procedimiento es rápido y los resultados generalmente están disponibles en cuestión de horas y no días. Sin embargo, la PAAF no es un sustituto de un examen minucioso, microscópico de la lesión.

Aunque la PAAF puede resultar en una disminución del tamaño de la masa, esta mejora es temporal y no puede sustituir a la extirpación del quiste. Por otra parte, puede ser difícil para un citopatólogo para distinguir un bien diferenciados (es decir, de bajo grado) el depósito metastásico de células escamosas de una lesión benigna, como un quiste de la hendidura branquial. Esto representa un problema potencial para aquellos que confían en los resultados citológicos solo. Los quistes de la hendidura branquial pueden tener la capacidad malignizar. Hasta la fecha, sin embargo, no ha habido ningún informe de esa situación. Debido a su naturaleza linfoide, estos quistes pueden confundirse con un ganglio linfático metastásico o un tumor maligno primario de la glándula tiroides

La extirpación quirúrgica del quiste de la hendidura branquial es el tratamiento de elección y se considera definitivo.

Histológicamente la luz del quiste suele estar recubierta por un epitelio plano estratificado y adelgazado y contiene ortoqueratina descamada. La pared de la cápsula está engrosada y formada por tejido conjuntivo fibroso que contiene un gran número de folículos linfoides bien formados.

Cuestionario

Referencias

  1. Glosser JW, Pires CA, Feinberg SE. Branchial cleft or cervical lymphoepithelial cysts: etiology and management. J Am Dent Assoc. 2003 Jan;134(1):81-6
  2. Mandel L, Hong J. HIV-associated parotid lymphoepithelial cysts. J Am Dent Assoc. 1999 Apr;130(4):528-32