Alopecia

De misapuntes
Saltar a: navegación, buscar

Alopecia

Las dos formas principales de alopecia son cicatrizal y no cicatrizal. En la alopecia cicatrizal hay fibrosis, inflamación y pérdida de folículos pilosos. Clínicamense te suele observar un cuero cabelludo liso, con disminución del número de orificios foliculares, aunque en algunos casos las alteraciones sólo se observan en muestras de biopsia de las zonas afectadas.

En la alopecia no cicatrizal, los tallos del pelo se han perdido, pero los folículos pilosos permanecen, lo que explica la reversibilidad de este tipo de alopecia.

Las causas más comunes de alopecia no cicatrizal son el efluviotelógeno, las variantes androgénica y areata, la tina del cuero cabelludo y la alopecia traumática. En las mujeres con alopecia androgénica se puede encontrar una elevación de las concentraciones de andrógenos circulantes a causa de una disfunción ovárica o suprarrenal. Cuando hay signos de virilización, como voz grave o agrandamiento del clítoris, debe valorarse la posibilidad de un tumor ovárico o suprarrenal. La exposición a diversos fármacos también puede ocasionar una pérdida difusa del pelo, por lo común por un efluvio telógeno. Una excepción es el efluvio anágeno que se observa con los agentes antimitóticos, como la da unorrubicina. La alopecia es un efecto secundario de los siguientes medicamentos: warfarina, heparina, propiltiouracilo, carbimazol, vitamina A, isotretinoína, etretinato, litio, bloqueadores beta, colquicina y anfetaminas. Afortunadamente, lo normal es la repoblación espontánea después de interrumpir la medicación causante.

Menos a menudo, la alopecia no cicatrizal guarda relación con el lupus eritematoso y con la sífilis secundaria. En el lupus sistémico hay dos formas de alopecia: una es cicatrizal, secundaria a lesiones discordes y la otra es no cicatrizal. Esta última puede ser difusa y afectar a todo el cuero cabelludo, o localizar se en la zona frontal del mismo en forma de pelos cortos ("pelos lúpicos"). En el estadio secundario de la sífilis se observan manchas diseminadas y mal delimitadas de alopecia con un aspecto “carcomido”. La pérdida difusa del pelo también se relaciona con hipotiroidismo e hipertiroidismo.

La alopecia cicatrízala si siempre es consecuencia de un trastorno cutáneo primario como el liquen plano, la foliculitis descalvante, el lupus cutáneo (discoide) o la esclerodermia lineal (morfea), más que un signo de enfermedad sistémica. Aunque pueden verse las lesiones cicatrízales del lupus discoide en pacientes con lupus sistémico, en la mayor parte de los casos el proceso de la enfermedad está limitado a la piel. Son causas menos frecuentes de alopecia cicatrizal la sarcoidosis y las metástasis cutáneas.

En las primeras fases del lupus discoide, el liquen plano y la foliculitis descalvante, hay zonas delimitadas de alopecia. La fibrosis y la consiguiente pérdida de folículos se observan ante todo en el centro de cada lesión, mientras que el proceso inflamatorio es más llamativo en la periferia. Las zonas de inflamación activa en el lupus discordes o eritematosas con descamación, mientras que las zonas de inflamación previa a menudo están hipopigmentadas y con un borde de hiperpigmentación. En el liquen plano, las pápulas peri folicular es periféricas son de color violáceo. La exploración completa de la piel y la mucosa bucal, combinada con biopsia y un estudio microscópico de inmunofluorescencia directa, ayudará a distinguir estas dos entidades. Las lesiones periféricas activas en la foliculitis descalvante son pústulas perifoliculares; estos pacientes pueden experimentar una artritis reactiva.

Referencias